Menú desplegable version 2

sábado, 18 de abril de 2020

El vecino de ojos verdes

Atrapada en mi balcón,
examino una calle desierta
y un silencio que paraliza
los latidos de mi corazón,
robándome un día
de mi efímera existencia.

A través de una ventana,
me encuentro con unos ojos
que me miran prisioneros.
La intensidad de su mirada
me intimida,
pero, ¿qué me pasa?
¿Por qué no puedo dejar de mirarle?

Sus ojos verde esmeralda,
me reclaman.
Su pícara sonrisa,
le delata.
Sabe que le observo cautivada.

Me obligo a dejar de admirarle
pero una fuerza poderosa
me atrae de nuevo a sus ojos
con una extraña pregunta
¿Seguirá atrapado en mi reflejo?
Así es, pero solo un instante
y otra vez esa sonrisa traviesa
tiñe de coral mis mejillas.
Se me desgarra el alma
al verle desaparecer
en el interior de su refugio.

Cada día al caer la tarde
le busco de nuevo
en este mirador improvisado
permitiendo que sus ojos
iluminen mi sonrisa
tan solo unos minutos.

¿Quién es ese joven que me mira?
¿Por qué me reclama,
me cautiva y me atrapa?

jueves, 9 de abril de 2020

Cuentos clásicos reescritos para niños del siglo XXI - Juan Sin Miedo


Érase una vez un hombre que tenía dos hijos totalmente distintos. Pedro, el mayor, era un chico listo y responsable, pero muy miedoso. En cambio su hermano pequeño, Juan era un zoquete, pero jamás tenía miedo a nada, así que en la comarca todos le llamaba Juan sin miedo.

A Juan no le daban miedo las tormentas, ni los ruidos extraños, ni escuchar cuentos de monstruos en la cama. El miedo no existía para él. A medida que iba creciendo, cada vez tenía más curiosidad sobre qué era sentir miedo porque él nunca había tenido esa sensación.

Un día, el padre le dijo que necesitaba aprender a ganarse la vida, y el niño estuvo de acuerdo, y le pidió a su padre que le mostrara qué era tener miedo. Su hermano mayor comenzó a reír, pensando que su hermano era realmente estúpido, mientras que el padre le dijo que aprendería lo que era el miedo, pero que eso no pondría comida sobre la mesa.

Metió algunos alimentos y algo de ropa en una mochila y echó a andar. Durante días recorrió diferentes lugares, comió lo que pudo y durmió a la intemperie, pero no hubo nada que le produjera miedo. Una mañana llegó a la capital del reino y vagó por sus calles hasta llegar a la plaza principal, donde colgaba un enorme cartel firmado por el rey que decía: “Se hace saber que al valiente caballero que sea capaz de pasar tres días y tres noches en el castillo de terror, se le concederá la mano de mi hija, la princesa Esmeralda”

Juan sin miedo pensó que era una oportunidad ideal para él. Sin pensárselo dos veces, se fue al palacio real y pidió ser recibido por el mismísimo rey en persona. El rey le concedió la prueba y fue escoltado por los soldados del rey, hasta un tenebroso castillo que estaba en lo alto de una montaña escarpada. Hacía años que nadie lo habitaba y su aspecto era realmente lúgubre.

Esa noche, justo cuando estaba a punto de dormir, escuchó una gran revuelo y al abrirlos los ojos vio a muchos murciélagos acercarse a él. Pero Juan no tuvo miedo, corrió hasta el fuego de la chimenea que había encendido horas antes y cogió una rama, prendiendo uno de los extremos. Agitó la punta en llamas, ahuyentando a los murciélagos.

La noche siguiente, mientras volvía de dar un largo paseo por río, Juan sin miedo encontró un enorme oso en la puerta del castillo. Pero John no estaba preocupado. Se quitó la chaqueta y coloco dos ramas enormes en cada manga. Se ató las ramas a su cuerpo por encima de su cabeza, y avanzo, hasta un claro del bosque donde la luna hacia que sombra aumentara su tamaño, haciendo chocar dos piedras para provocar un ruido enorme. El oso salió despavorido dejando libre la entrada.

Al tercer día, Juan sin miedo salió por los alrededores del castillo para cazar un conejo. En su regreso con el conejo al hombro, un águila ibérica sobrevolaba por encima de su cabeza. Pero, John todavía no estaba preocupado. Cuando se percató de que el águila se lanzaba en picado sobre él, arrojó el conejo por un terraplén y se agachó entre unos arbustos. El águila siguió al conejo colina abajo, mientras él corrió hasta ponerse a resguardo en el castillo, se quedó sin cenar, pero al menos había salvado su vida.

Pasados los tres días con sus tres noches, el rey fue a comprobar que Juan seguía sano y salvo en el castillo. Cuando le vio tan tranquilo y sin un solo rasguño, le invitó a su palacio y le presentó a su preciosa hija. Esmeralda, al conocer la osadía de su padre, de dar su mano al primer impresentable que dijera no tener miedo, hizo un trato con el rey. Si ella conseguía asustarle en un plazo de una semana, no se casaría con él, ni el rey volvería a intentarlo. El rey accedió y ella se puso manos a la obra. Durante una semana, inventó mil y una forma de asustar a Juan sin miedo, sin conseguir su propósito.

Al llegar la noche del último día, Esmeralda abatida, al saber que había fracasado. Decide quitarse la vida. Hace pasar una soga por la rama de un olivo centenario, coloca los pies sobre un banco y se ajusta el lazo al cuello. Cuando está lista para dejar este mundo, golpea el banco para hacerlo caer. En ese momento, Juan sin miedo sale del castillo, para su paseo nocturno y la ve colgando del árbol. Grita despavorido atrayendo las miradas del rey. Corrió hasta ella, cortó la cuerda y deposito su cuerpo inerte en el suelo. Cuando llegó el rey hasta ellos, Juan golpeaba el pecho de su amada entre lágrimas. A los pocos, segundos Esmeralda, convulsionó y comenzó a respirar de nuevo.

El rey la abrazó y le pidió disculpas por haber intentado casarla. Echando a Juan inmediatamente de sus terrenos, pues había demostrado que no era tan valiente como creía. Sin embargo, Esmeralda no se lo permitió, se había dado cuenta que si algo aterraba a Juan sin miedo era perderla. Su secretó nunca salió de sus bocas y así que el valeroso muchacho siguió siendo conocido en todo el reino como Juan sin miedo.

martes, 7 de abril de 2020

Reseña: Prohibido creer en historias de amor

Llevo bastante tiempo queriendo leer a Javier Ruescas, desde que le conocí hace algunos años en su canal YouTube, donde habla de libros y da consejos de escritura. No fue hasta la semana pasada que me puse a ello, ya que organizo una #CuarentenaProhibida, donde durante una semana hemos leído su libro y después hemos tenido una charla con él, en instagram,  el pasado domingo.


FICHA TÉCNICA



Título: Prohibido creer en historias de amor

Autor: Javier Ruescas

Género: Romántico

Páginas: 320

Publicado: 2018




SOBRE EL AUTOR



http://www.javierruescas.com/

www.YouTube.com/ruescasj

twitter.com/Javier_ruescas

instagram.com/javier_ruescas

www.Eltemplodelasmilpuertas.com



Javier Ruescas nació en Madrid en 1987 y es licenciado en Periodismo. Hasta el momento ha publicado la trilogía Cuentos de Bereth (Editorial Versátil), Tempus Fugit. Ladrones de Almas (Alfaguara), PLAY, SHOW y LIVE (Montena), Pulsaciones, coescrita con Francesc Miralles (SM) y Las Crónicas de Fortuna (Destino) y varios relatos en diferentes antologías. Tanto su novela PLAY como Pulsaciones han sido seleccionadas entre las mejores novelas juveniles de 2012 y 2013, respectivamente, según los expertos en Babelia (El País). Aparte de escribir, Javier es profesor de escritura creativa, administra activamente sus propias redes sociales y es fundador de la conocida revista digital de literatura juvenil www.Eltemplodelasmilpuertas.com. Además, Ruescas es editor y ha participado en numerosas ponencias, charlas y mesas redondas internacionales sobre las nuevas tecnologías, los jóvenes autores y la situación de la literatura juvenil en España. En 2013 fue seleccionado como integrante del hub español de los Global Shapers, la mayor red de jóvenes líderes menores de 30 años del mundo creada por el World Economic Forum. Es un autor representado por la Agencia Carmen Balcells.


SINOPSIS

Cuando tienes 17 años y toda tu vida pasa en YouTube, llega un momento que ya no sabes quién eres. Eso es precisamente lo que le sucede a Cali: su familia tiene un canal con dos millones de seguidores y su novio es el youtuber más conocido del momento.

Por su parte, Héctor vive en una residencia de menores y lucha por averiguar de dónde proviene. Pero el único recuerdo que conserva de su pasado es una cinta de cassette con una canción que toca siempre en el metro esperando que algún día alguien la escuche y la reconozca.

Y ahí es donde se cruzan sus miradas.

Las vidas de ambos quedarán ligadas para siempre cuando descubran el origen de la canción, el póster de una película olvidada y un cine abandonado lleno de secretos… Todo sin romper la única norma que Héctor sigue a rajatabla: está prohibido creer en el amor.



RESEÑA

Prohibido creer en historias de amor es una novela ágil y fresca. Lo que permite su fácil lectura. Su trama actual la hace diferente y al formar parte del gremio de YouTube, consigue darle un toque de credibilidad a la vez que nos hace cómplices de su mundo. Combina la carga sentimental con el humor a la perfección.

"¡Un beso nunca es solo un beso! Y si piensas así es porque nunca te han dado uno de verdad".

Los personajes creados por Javier Ruescas son muy diferentes entre sí, a pesar de ser todos famosos en las redes sociales, la forma de actuar de cada uno de ellos es diferente. Cali es sencilla, honesta y bondadosa. Parece la más sensata de la familia en muchas ocasiones. Héctor esconde todo un universo de virtudes ocultas tras una gran coraza difícil de traspasar. Puede resultar un poco cliché su personaje pero considero que tiene un fondo muy interesante.

"Me prohibí creer en historias de amor. Del tipo que fueran."

Gerard, el novio de Cali, Tesa y Silas, sus mejores amigos... todos tienen personalidades muy distintas que aportan su nota de color a la novela, sus conversaciones nos ayudan a conocerlos aún mejor.

"No me da miedo que me conozcan, sino que crean que me conocen cuando no saben quién soy."

El romance, la trama de "misterio", la investigación sobre el origen de la canción, sobre los padres de Héctor me ha atrapado desde el principio. Aunque, para mí, lo mejor libro ha estado en el contexto que se le ha dado a las redes sociales, la obsesión por fotografiar o grabar todo lo que sucede en la vida diaria para subirlo a Youtube, la falta de intimidad, el acoso por Twitter o cualquier otro medio, la ambición por tener un mayor número de seguidores, venderse por un like. Creo que es un aspecto que ha quedado muy bien enfocado y reflejado. Todo ello aderezado por la nostalgia reflejada en un cine cerrado, la controversia que a día de hoy sigue conllevando el tema de homosexualidad y los miedos a ser juzgado.

"Tratamos de atarlo todo con palabras para tenerlo bajo control, igual que tratamos de sujetar un globo a una cuerda, en lugar de disfrutar viéndolo subir y subir hasta desaparecer en el cielo."

El mensaje que esconde la novela es el hecho de encontrar tu propio camino y tomar tus propias decisiones sin tener en cuenta lo que los demás quieran o esperan de ti, sino lo que tú quieras. Así como lo importe que resulta conocer tus raíces para poder construir un futuro.

"Con un poco de suerte y algo menos de miedo, pienso, llegará el día en que me sienta más cerca de ser quien quiero ser y un poco más lejos de ser quien soy sin realmente quererlo."

Sin embargo, hay algo que no me ha gustado, su previsibilidad, aunque Javier intenta retrasar la información que da sobre algunos hechos, no es difícil saber que va a pasar. Quizá sea porque conozco mucho de la vida del propio autor, supe desde la primera escena lo que iba a ocurrir con Gerard. Y al final nos deja conocer la historia de Héctor, que resulta ser más una resumen de lo que ya sea ha contado que un misterio resuelto, te deja con un sabor un poco agridulce.

"Para que no te olviden, primero tienen que recordarte."

En definitiva, Prohibido creer en historias de amor es una historia entretenida y sencilla. Con la que he disfrutado gracias a la pluma del autor que consigue que la lectura sea muy amena, llena de momentos tiernos y personajes que me han encantado. Sin lugar a duda, Javier Ruescas formará parte de la lista de autores que seguiré de cerca durante los próximos años. No solo a nivel de redes sociales, como hasta ahora, sino también como escritor.

"Oímos hablar tanto de amor en todas partes, a todo el mundo, que al final le quitamos todo su valor y nos conformamos con el primer sucedáneo que nos llega."



DESPUÉS DE LA CHARLA

Cómo escritora a veces, me descubro imaginando al autor creando la historia. Preguntas como: ¿De dónde surge la historia? ¿Si algún personaje se parece al autor? ¿Si alguna parte de la historia esta inspirada en hechos reales?

Después de la charla, algunas de esas preguntas han quedado resueltas.

Me sorprendió mucho saber que el cine está inspirado en uno real, que fue importante para Javier, el cine Variedades, que cerró en el año 2007 y que en él, el autor paso muchos momentos felices.

No lo hizo tanto, descubrir que el personaje de Gerard, estaba inspirado en el mismo. Debe resultar duro tener que explicar porque eres de una manera o de otra. Yo somos más partidaria del vive y deja vivir. Si alguien no te quiere como eres, es porque no te quiere realmente.

También comentó, que cuando acabó la primera versión de la novela, la tiro y la volvió a empezar dándole otro enfoque. Me alegra saber que no soy la única que ha tirado 100.000 palabras y ha empezado de nuevo. Aunque, nunca se parte de cero, ya tienes claro muchas cosas que al principio no sabías y como dice una amiga siempre puedes hacer croquetas con las partes que si te gustan.

Por cierto, Javier, si llegas a leer esta reseña, que sepas que espero la segunda parte (Prohibido creer en finales felices), ya tardas en ponerte en escribirla.



Si quieres leer más reseñas