Menú desplegable version 2.3

29 noviembre 2017

Solo si es contigo - 9. El mayor ridículo

Este capítulo pertenece a la novela corta "Solo si es contigo", es un bonita de historia de amor surgida entre bambalinas. Si no has leído los capítulos anteriores, si quieres seguir leyendo más o si prefieres leerla en wattpad sigue los enlaces.



Al salir de la clase, no lo veía por ningún sitio. Así que decidí seguir por el pasillo, hasta llegar a las escaleras, cuando llegué allí estaba sentado, con la cabeza metida entre las piernas y tapándose la cara con las manos. Me acerqué hasta él y me coloque justo delante de él.
—Lo siento, Bea, pero no puedo hacerlo – me dijo, sin levantar la cabeza.
—Eh vamos, mírame —le dije pasándole la mano por la espalda. Podía imaginarme cómo se sentía en ese momento.
—He hecho el ridículo, pero es que no puedo con todos pendientes de mí. Me da muchísima vergüenza delante de tus hermanos – pero seguía sin levantar la cabeza.
—Nick, tranquilo, no te preocupes, vamos levanta la cabeza.

Y como no me hacía caso, le ayude poniendo mi mano suavemente en su barbilla. Al final levantó la cabeza y en sus ojos había lágrimas. Separé sus piernas y me arrodillé entre ellas. Le sequé las lágrimas con las manos.
—Vamos Nick, no llores. Dame un abrazo.

Sus brazos alrededor de mi cuerpo temblaban. Yo le apreté con fuerza. De repente, sonó el timbre de clase y oímos a Ángel salir de clase y acercársenos. Nick caer la cabeza sobre mi hombro avergonzado.
—Nick, no te preocupes por los demás, tienes que olvidarte de ellos. Recuerdas las palabras de Ángel ahora no podemos echarnos atrás. Y además estoy segura de que puedes hacerlo.

Miré hacia atrás y vi a Ángel mirándonos.
—Lo siento, pero me he bloqueado con todos mirándonos.
—Nick, no te agobies, a partir de ahora, nos saltaremos los besos, pero prometerme que lo practicaréis a solas.
—Claro, no se preocupe – le dije, solo intentaba ganar tiempo antes de que Nick renunciará a la obra el primer día.

En el fondo era un alivio, al menos de momento, no tendríamos que pasar por eso.


CONTINUARA...

27 noviembre 2017

Noche de Leyendas - Leyenda del puente del beso (Asturias)

En la Edad Media nuestros mares cantábricos estaban poblados de una serie de flotas de piratas, las cuales tenían atemorizados a todos los pueblos costeros. Los piratas tenían un gran desparpajo y habilidad para burlar cualquier tipo de persecución real y parecía que serian invencibles.
El principal pirata que dirigía todas las operaciones era un moro llamado Cambaral. Era conocido por su crueldad extrema, tomaba las naves, robaba las pertenencias, torturaba, mataba y raptaba a bellas doncellas para comerciar con ellas.
En vista de que parecía imposible su captura, el señor de la fortaleza de Luarca, decidió hacerle una emboscada haciéndose pasar por pescadores, saliendo a esperarlos a la mar y confiando en que en cuanto los piratas los vieran intentarían asaltarlos. Tuvieron suerte y cayeron en la trampa. Los piratas no conociendo la trama, picaron el anzuelo y se encontraron con decenas de personas perfectamente armados y preparados para el ataque. 
De ésta acción, Cambaral fue echo prisionero y conducido a la fortaleza de la Atalaya, allí fue encerrado en las mazmorras.
Mientras celebraban la victoria, la hija del señor ( una bella joven, de muy buen corazón) pidió permiso para poder entrar a curarle las heridas, y una vez dentro de la mazmorra, mientras le curaba las heridas, sintieron el poderoso influjo del amor, que día tras día iba creciendo.
Decidieron fugarse, así que mientras que su padre estaba durmiendo, se reunieron y fueron hacia el puerto desde la fortaleza, pero en el último momento, el señor de la fortaleza, los sorprendió en el puerto (le pusieron al corriente de la fuga). Ellos viendo imposible su posibilidad de escapar, se abrazaron y se besaron como si fuera su último beso.
El señor de la fortaleza, incapaz de soportar esa traición, sacó una afilada espada y les cortó de un solo tajo, ambas cabezas, las cuales cayeron al agua del puerto, mientras sus cuerpos se quedaron fuertemente abrazados.
Tiempo después en ese mismo lugar se levantó el Puente del Beso 
El barrio de pescadores de Luarca lleva el nombre de Cambaral en memoria a la leyenda.



Si quieres leer más leyendas


25 noviembre 2017

Hola o adiós.

Hola, que triste palabra
cuando en realidad
lo que se quiere decir es adiós.

Es triste decir adiós
cuando no hay nada malo entre tu y yo,
sin encontrar ningún problema
para que tú y yo estemos juntos.

Sin embargo, no puedo mentirte
necesito más libertad, más soledad,
necesito pensar en lo que siento por ti.

Quizás hasta entonces
podríamos ser sólo amigos.

24 noviembre 2017

Destinados a encontrarse - 8. Mi nueva familia: "Los Cullen"

Este capítulo pertenece a la novela corta "Destinados a encontrarse", que es un fanfic de Crepúsculo, aunque no es necesario haberlo leído para entender la historia. En el se encuentra la historia de Alice y Jasper. Si no has leído los capítulos anteriores, si quieres seguir leyendo más o si prefieres leerla en wattpad sigue los enlaces.



Habían pasado quince días desde que maté a aquella chica y no había vuelto a acercarme al pueblo. Había estado paseando por el Monte Rainer y leyendo libros que estaban abandonados de la cabaña. Estaba rodeada de glaciares y en esa época del año, primeros días de la primavera, comenzaban a derretirse, formándose grandes ríos en los cuales multitud de animales se acercaban a beber. Yo aprovechaba para acercarme sigilosamente a ellos, había conseguido una buena técnica para enfrentarme. Mi agilidad me permitía subirme a los árboles y dejarme caer con una rapidez increíble. Los animales estaban vendidos a mi suerte.

Mis visiones habían desaparecido. Era muy raro, nunca había pasado tanto tiempo sin que tuviera una. Se sentían tan rutinarias que a veces creía que las tenía incluso cuando era humana. ¿Me estaría deshumanizando? ¿habría perdido mi parte humana que me hacía tener visiones? ¿y con ellas la posibilidad de encontrarle? Una tarde sentada en una roca a los pies del Río de la Plata, cerré los ojos para intentar concentrarme lo más posible. Dejé que el suave sonido de las aguas me relajara concentrándome en él. Intenté recordar lo que sabía para conseguir conectarme a él, lo intenté durante horas, pero no conseguí que funcionara. Me sentía abatida, frustrada. Había comenzado a anochecer. Tampoco era un problema porque podía ver en la oscuridad perfectamente y no debía de tener miedo ya que era el depredador más peligroso de la zona. Pero aún así no había desaparecido del todo mis costumbres humanas y decidí volver a la seguridad de la cabaña.

Mientras corría a gran velocidad de vuelta casa, pensaba en como los animales conseguían saciar mi sed, pero ellos no conseguían que yo alcanzará el éxtasis que sentí cuando probé la sangre humana. Y de pronto, cuando ya había asumido que no las tendría nunca más apareció una visión ante mi. Pero no era del chico misterioso. Era de una familia, una peculiar familia, todos ellos eran como yo. Se reían eran felices y estaban unidos. Vivían en una casa rodeada de nieve. Había un chico enorme con una corpulencia digna de un oso. Intentaba convencer a otro chico más delgado y con el pelo desaliñado para ir a cazar. Éste le decía que sí y ambos salían de la casa dándose golpecitos cariñosos como si fueran hermanos. Pude oír sus nombres eran Edward y Emmett.

Salían con furia, saltando, corriendo, pasaron por encima del río sin apenas mojarse, saltando de piedra en piedra con una agilidad increíble. No había duda, eran como yo. Esperaba que fueran a cazar a algún excursionista despistado. Pero para mi sorpresa no fue así Emmett cazó un oso y Edward un ciervo. Mientras volvían a casa me sorprendió su conversación se definían asimismo como vegetarianos por no beber sangre humana. Comentaban que era lo que les permitía vivir entre humanos y pasar desapercibidos.

Mi visión terminó, era la más larga que había tenido hasta ahora, y me sentía aliviada. No sabría decir si era por haber recuperado mis visiones o por haberlos encontrado a ellos. Me había acostumbrado a ellas y me aportaban una estabilidad, saber que tenía un futuro y que ese futuro podría ser bueno.

Sin darme apenas cuenta había llegado a la cabaña, mi instinto me había llevado hasta allí mientras yo estaba en una de mis visiones. Estaba entusiasmada saber que había vampiros que, como yo se negaban a beber sangre humana. Estaba tan emocionada que me permitió que durante la noche tuviera un par de visiones más. En una de ellas puede verlos en casa, no sólo aparecían ellos, había dos personas más que podrían ser los padres y una chica. Estaban rodeando un piano y Edward estaba tocando para ellos. En mi segunda visión me veía a mi junto con el joven misterioso a las puertas de aquella casa y antes de llamar a la puerta, esta se abría y allí estaba el padre sorprendido de vernos. Mi visión acaba ahí.

Sabía que tenía que encontrarlo, mi futuro estaba con ellos pero antes tenía que encontrarle a él y juntos nos uniríamos a ellos.


CONTINUARA...

22 noviembre 2017

Solo si es contigo - 8. Primeros ensayos

Este capítulo pertenece a la novela corta "Solo si es contigo", es un bonita de historia de amor surgida entre bambalinas. Si no has leído los capítulos anteriores, si quieres seguir leyendo más o si prefieres leerla en wattpad sigue los enlaces.



Acabamos de leer la obra, esa semana. Durante las tres semanas siguientes, empezamos a ensayar las escenas, con el guión delante y casi sin interpretar. Pero a partir de la cuarta semana, ya teníamos que sabernos el guión, íbamos interpretando escenas completas.

El martes no tuvimos el más mínimo contratiempo, ya que fue la pelea entre Montescos y Capuletos. Y ninguno de los dos salíamos en esa escena, pero el jueves tocaba el baile, con el primer encuentro de Romeo y Julieta. Al principio estaba divertido, pero al llegar el momento de beso, Nick se lo saltó.

—Nick, espera, tienes que besarla. No puedes saltártelo.
—Pero es necesario, si solo es un ensayo. – le contestó
—Nick no pienses que es un ensayo y cíñete al guión.
—Pero...
—Vamos, desde el principio.

Pero cuando llegó el momento, Nick le faltó el impulso final.
—Nick, se puede saber que te pasa, piensa que estas actuando y no puedes cortar la escena.
—No puedo hacerlo —me susurró
—Nick, solo es un beso, seguro que cuando estas en la calle y con tu chica no te da vergüenza, pues aquí lo mismo, vamos, inténtalo, dale un beso —le volvió a decir el profesor.

Al fondo se oyeron unas risas, y entre susurros comentaban que nunca había tenido novias. La verdad es que creo que tenían razón.

Nick me miró a los ojos e intentó acercarse, pero cuando estaba a unos centímetros, se paró y bajo la cabeza.
—Nick, no vamos a cambiar de escena hasta que lo hagas, vamos a hacerla desde el principio.

El pobre estaba sudado a chorros y ya no era ni siguiera capaz de decir la frase sin equivocarse, tuvo que repetirla cuatro o cinco veces, antes de llegar al beso. Y cuando llegó el momento, me miró y me susurró al oído que no podía hacerlo, que lo sentía y se fue corriendo de la clase.
—Pues si que andamos bien, se supone que Romeo es un chico decidido —dijo Ángel
—No te preocupes, cuando llegue el momento del estreno lo hará no te preocupes. Puedo ir con él – le dije
—Sí, claro. Bueno por lo menos, veo que ahora, lo habláis y eso ya es un paso.


CONTINUARA...

20 noviembre 2017

Leyendas Españolas - El ocaso que originó una nueva isla. (Benidorm)

Dicen que hace mucho tiempo, hace cientos de años, habitaba en las faldas del Puig Campana (el monte situado junto a Finestrat, al norte-noroeste de Benidorm y a poca distancia de este) un robusto gigante llamado Roldán, el cual vivía plácidamente por aquellos lugares, sin más preocupación que la de cazar para comer y recoger leña para proporcionarse una buena lumbre, pues se había construido una cabaña con todas las comodidades de las que podía disponer.
Un buen día vio el gigante a una hermosa doncella por el Puig Campana y, tras percatarse ella de su presencia y observarse mutuamente, quedaron ambos profundamente enamorados. La mujer se trasladó con Roldán, a su cabaña, y allí vivieron felices durante largo tiempo. Aunque todo tiene su fin.
Andaba el gigante paseando por el monte cuando, de forma repentina, se topó con un ente tenebroso, oscuro y extraño. Le advirtió este que su preciosa amada se hallaba agonizando, en la cabaña, y que cuando el último rayo de sol se escondiera, la vida de la mujer se esfumaría igualmente y sin remedio alguno. Enfurecido, corrió Roldán hacia su humilde hogar y, una vez allí, comprobó lo que aquella sombría figura le había asegurado: la vida de su amada sucumbía, poco a poco.
Pensó el gigante en encontrar una solución para tan trágica situación, pero el astro rey seguía su curso en el cielo, a su parecer, con más presteza que la habitual. Pronto comenzó a esconderse el sol y, desesperado el gigante, hizo lo posible por conceder unos instantes más de vida a la joven: para que los últimos rayos de sol siguieran alcanzando su cabaña, golpeó con tal fuerza la montaña que un descomunal trozo de roca salió despedido por los aires y fue a parar en medio del mar, creando una nueva isla, la actual isla de Benidorm, l'Illa. Pero finalmente el sol se escondió, mientras la vida de la moribunda doncella expiraba.
Cuentan que cogió el gigante Roldán a su joven amada, en brazos, y la llevó hasta la isla recién creada por él mismo donde, ya de noche y con luna llena, exhaló esta su último aliento. Lo mismo hizo el gigante, pues allí permaneció, junto al cuerpo inerte de la mujer, hasta perecer de inanición.




Si quieres leer más leyendas

18 noviembre 2017

Del cielo al infierno.

Bajo las estrellas de una noche
de verano nos conocimos.

Al principio, todo iba
viento en popa a toda vela,
pero el tiempo pasa
y las complicaciones aparecen.

Al principio, todo era
palabras dulces bajo la luna,
después se tornaron amargas
en una ensordecedora música.

Al principio, el solo verte
me hacía temblar,
después cuando te veía
deseaba fundirme y desaparecer.

Al principio, tus amigos
y mis amigas estorbaban,
después se colocaron
en medio de nosotros.

Al principio, el tiempo
se me hacía corto,
después los minutos
eran un eternidad.

Al principio, todo era
nuevo para mí,
después cada palabra
me parecía oírla una y otra vez.

Al principio, todo era
alegre y agradable,
después se convirtió
en triste y frío.

Al principio, era un cuento
de hadas y príncipes azules,
después era un cuento
de fantasmas y desengaños.

Al principio, fue
un cielo azul de verano,
después todo comenzó
a ser un infierno.

17 noviembre 2017

Destinados a encontrarse - 7. Ángel o demonio

Este capítulo pertenece a la novela corta "Destinados a encontrarse", que es un fanfic de Crepúsculo, aunque no es necesario haberlo leído para entender la historia. En el se encuentra la historia de Alice y Jasper. Si no has leído los capítulos anteriores, si quieres seguir leyendo más o si prefieres leerla en wattpad sigue los enlaces.



Claramente había perdido su pista hacía tiempo y no sé muy bien cómo había acabado en Green water. Un pequeño pueblo perdido en uno de los múltiples parques nacionales. Me vi arrastrada hasta allí por mi sed. Supuse que en un pequeño pueblo perdido en el bosque sería el mejor sitio para pasar desapercibida. No disponía de dinero por lo que no podía alquilar nada. Sólo esconderme. Mientras cazaba por el bosque avisté una choza abandonada. Me cobijé allí durante al menos una semana, hasta que por fin me atreví a acercarme al pueblo. Era un pueblo solitario, la gente caminaba tranquila por la ciudad sin ser conscientes del monstruo que caminaba por ellas.

Me crucé con unos chicos, eran jóvenes de unos 23 años. Uno me miró extrañado y se rió, le hizo señas al resto para que mirasen. Se giraron hasta que desaparecí al girar la calle. ¿Por qué lo haría? ¿tan rara me veía? ¿O sería por mi ropa? Pasé por delante de un escaparate y me paré para mirarme. Pero me veía normal, bueno normal no, estaba rara, más pálida, más hermosa y mis ojos, la verdad es que me seguían asustando mis ojos. Yo podía ver lo que había detrás de ellos. Mi vestido estaba un poco rasgado, como si hubiera pasado por mil y una batallas. En cierto modo era así, me había peleado con cientos de animales durante la última semana.

Detrás de mí, paso otro grupo de chicos tenían peor pinta que los anteriores, me miraron con una mirada desafiante. Pude verlos en el reflejo del cristal. Me di la vuelta y puede verlos de espaldas. Nuevamente una mis visiones apareció ante mis ojos. En ella aparecía eso chicos acorralando a una pobre chica, no había nadie en la calle y ella parecía muy asustada. Lo siguiente en mi visión no tardó en hacerse realidad. Primero la observaron desde lejos después susurraron algo entre ellos y luego uno dijo vamos a por ella, cruzaron la calle y la rodearon, comenzaron a jugar con ella. Ella se giró sobre si misma para salir corriendo pero no pudo, no la dejaron. Uno de ellos acercó demasiado y le cogió el pelo suavemente, oliéndolo entre sus manos lo suficientemente cerca como para que ella se pusiera muy nerviosa. Por el otro lado, otro chico la cogió por la cadera y bajó la mano hasta llegar a su trasero. Ella sólo podía quitarles las manos pero al instante otras manos la tocaban. Hasta que uno de ellos tiró de su bolso para quitárselo. Lo consiguió pero en su huida se encontraron de frente conmigo, mi fuerza era descomunal y acabaron todos en el suelo inconscientes, había conseguido mi objetivo, había recuperado el bolso de la chica.

Me acerqué hasta ella para devolvérselo. Al acercarme, ella retrocedió un paso. Me paré para no asustarla y le extendí el bolso. Avanzó un paso hacía mi y lo cogió pero su olor llegó hasta mi primero y me volví loca. Sujeté el bolso con fuerza y me acerqué hasta ella para olerla, su olor era tan embriagador, que no pude evitar empujarla contra la pared. Podía oír su corazón acelerándose y eso todavía me hacía emocionarme más, exaltarme más. En un movimiento brusco lleve su cabeza hacia un lado y al instante siguiente le había mordido, ya no pensaba nada. La adrenalina hacía que no pudiera parar que no fuera consciente de lo que estaba haciendo hasta... que fue demasiado tarde. La pobre chica cayó suelo, ¿como había podido suceder? yo sólo intentaba ayudarla. Me odiaba a mí misma pero el instinto de supervivencia me hizo mirar a mi alrededor. Los chicos seguían inconscientes en el suelo y ella también. Salí corriendo lo más rápido que pude, nadie me había visto.

Al llegar al bosque me detuve y me miré estaba llena de sangre, el sonido de un río me indicaba su proximidad. Cuando llegué allí me quite el vestido y lo tiré con furia dentro de él. Yo también me metí en el río y me frote fuerte pero aun así no notaba nada. Sabía que esta era mi nueva yo, pero no quería ser así. Tendría que acostumbrarme si quería sobrevivir. Acaso podía morir o quería hacerlo, me sorprendí a mi misma cuando respondí que no. Es lo que era y en lo que me había convertido. Lavé el vestido y lo dejé secando en un árbol. Me senté a la orilla del río. Mis nuevos ojos veían mucho más que los antiguos, veía brillos, colores, matices que antes no veía. Podía acostumbrarme a mis nuevos poderes pero a lo que no me acostumbraría nunca es a matar para alimentarme. O al menos esperaba no tener que hacerlo, el día que lo hiciera me habría perdido mi misma y dejaría de ser humana para siempre.

Había aprendido una lección, no debía acercarme a la gente.


CONTINUARA...

15 noviembre 2017

Solo si es contigo - 7. ¿ Harán una locura?

Este capítulo pertenece a la novela corta "Solo si es contigo", es un bonita de historia de amor surgida entre bambalinas. Si no has leído los capítulos anteriores, si quieres seguir leyendo más o si prefieres leerla en wattpad sigue los enlaces.



Cuando entramos, de nuevo, su madre le estaba esperando para irse a casa. Tenían visita, venían sus tíos desde el pueblo.

Me dejó sola ante el interrogatorio que me esperaba de mis hermanos.
—¿Qué tal ha ido? – Dijo Luis
—Bien, hemos estado hablándonos y aclarando las cosas.
—¿Vais a hacerla?
—No lo sé, Nick no esta muy convencido.
—¿Y tú? – me preguntó César

Me hacía tanta ilusión que nos hubieran elegido para hacer la obra juntos que no quería pensar que no pudiera ser capaz de besarle. No puede ser tan difícil besar al chico que te gusta.
—Yo... pues no se, ahora está en su mano, lo que él decida estará bien.
—Mujeres, siempre dejan la responsabilidad en los hombres.
—No es eso, a mí me hace tanta ilusión hacer la obra con él, que no quiero pensarlo y si me dejó guiar por el corazón, puede que cometa una locura. Nick es más racional que yo.

Nick estuvo muy liado durante el fin de semana, así que hasta el lunes no volví a verle, pasé un fin de semana de los nervios. Me estaban volviendo a entrar las dudas, después de volver a leer el guión. Todavía tenía la esperanza de que Nick lo hubiera pensado mejor y no le afectaran mis palabras a la hora de tomar la decisión, y por Dios dijera que no.

Y como la esperanza es lo último que se pierde, yo no la perdí hasta que el lunes, cuando Nick me dijo que lo había pensado y que iba a hacerla conmigo. En que lío nos habíamos metido, pero ya no teníamos marcha atrás. Cuando llegó el martes el profe Ángel vino cinco minutos antes de la clase para hablar con nosotros.
—¿Lo habéis hablado? —nos preguntó, dando por hecho que la respuesta sería no.
—Si —dijo Nick —Estuvimos hablando el sábado.
—¿Y bien?
—Que vamos a hacerla.
—¿Estáis seguros, Bea?
—Sí —me tembló la voz
—Una vez que empecemos no quiero que os echéis atrás, ¿estáis seguros?
—Si —dijimos al unísono
—Ole, pues sentaros que vamos a empezar.


CONTINUARA...

13 noviembre 2017

Noche de Leyendas - Leyenda del Acueducto de Segovia

Antes de que se construyera el acueducto los segovianos tenían que recorrer un largo trecho para llevar agua a sus casas. Este tedioso trabajo debía ser realizado más de una vez al día, por lo que, además de resultar sumamente cansado, robaba un tiempo precioso que podía ser dedicado a otros menesteres.
Cuenta la leyenda que en una ocasión, una muchacha que acarreaba un gran cántaro de agua hacia su casa exclamó con fastidio: "Daría cualquier cosa porque el agua llegase sola a las puertas de la ciudad y así no tener que volver nunca a recorrer este camino".
Nada más pronunciar estas palabras, escuchó a su espalda una voz melodiosa que le preguntaba si de verdad estaría dispuesta a dar cualquier cosa a cambio de no tener que volver a realizar aquella labor. Al escuchar esta pregunta la joven se dio la vuelta sumamente sorprendida, ya que habría jurado que el camino estaba desierto y nadie la seguía. Pero no, allí estaba, salido de no se sabe bien donde, un elegante señor de edad indefinida, poseedor de un fino bigote y una extraña perilla puntiaguda.
La muchacha, una vez repuesta de su impresión inicial, respondió que sí, efectivamente daría lo que fuese, pero por desgracia era pobre y no tenía nada que dar. El desconocido replicó que aunque ella no lo supiera poseía algo precioso y de incalculable valor: su alma. ¿Estaría de acuerdo aquella amable jovencita en darle su alma a cambio de que él hiciera que el agua llegase hasta cerca de su casa? La muchacha, que era un poco descreída, respondió que, puesto que el alma no le servía para nada, se la entregaría encantada.
Pero como la sonrisa socarrona de aquel personaje comenzaba a inquietarla, decidió añadir una condición que estimó imposible de cumplir, y que consistía en que para que el trato se cumpliera el agua tendría ya que desembocar cerca de su casa antes de que el gallo cantase a la mañana siguiente. El caballero accedió, y tras estrechar la mano de la joven, desapareció. O, a decir verdad, se desvaneció en el aire.
La muchacha cogió el cántaro de agua y continuó su camino, dudando de si lo que acababa de sucederle había sido una fantasía o había sucedido en realidad. Durante el resto del día intentó no pensar más en ello, pues, real o no, la conversación que había tenido con aquel señor se le antojaba completamente absurda.
De noche, mientras dormía en su cama, se desató una terrible tormenta que le hizo despertarse aterrorizada. Salió a la calle, esperando encontrar allí a sus vecinos, desvelados como ella por aquellos excepcionales truenos y relámpagos. Pero no había nadie. Todas las puertas estaban cerradas y ninguna luz iluminaba las ventanas. El resto de la ciudad dormía como presa de un encantamiento.
Más allá de la ciudad, en dirección al lejano manantial de agua, un resplandor iluminaba el cielo. La muchacha se dirigió hacia allí, y al llegar a la última casa pudo ver en el pequeño valle que separaba la loma sobre la que se asentaba la ciudad de la siguiente colina a aquel extraño con el que había hablado la mañana anterior. Estaba envuelto en llamas, y volaba a una velocidad asombrosa de un sitio a otro moviendo unos grandes bloques de piedra que apilaba formando lo que parecían ser los pilares de una gran estructura. La muchacha comprendió con horror que aquel hombre era el Diablo, y estaba construyendo un conducto que llevaría el agua hasta Segovia.Algunos dicen que entonces la muchacha rezó arrepentida rogando a Dios que le ayudara a conservar su alma, y que los poderes celestiales escucharon su plegaria e hicieron que aquel día amaneciera más temprano, de tal manera que el Diablo no pudo terminar su obra antes del plazo pactado.
Pero otros afirman que fue la astucia de la joven la que salvó su alma, pues al ver que el Diablo estaba a punto de acabar regresó corriendo a casa, encendió una vela y se dirigió con ella al gallinero de sus vecinos. Al acercar la vela a una de sus ventanas, el gallo despertó y, como pensó que estaba amaneciendo, comenzó a cantar con todas sus fuerzas.
El Diablo escuchó sorprendido el canto del gallo. Estaba seguro de que aún faltaba mucho para el amanecer, y, por poco, no había terminado el acueducto que había decidido construir. Apenas le faltaba una piedra. Sin embargo, los términos del contrato estaban claros, así que, resignado, se marchó con las manos vacías de vuelta al Infierno. Atrás dejó un magnífico acueducto que cientos de años después aún sigue en pie.



Si quieres leer más leyendas

11 noviembre 2017

La Noche

La noche es mi mejor aliada
la que mejor comprende mis anhelos,
es la parte del día para la ilusión
y el deseo de lo inalcanzable,
para soñar y hacer realidad tus esperanzas
que el primer rayo de sol se lleva
y el último vuelve a traer.

Con la noche regresan tus ojos, tu pelo,
y de nuevo tú y yo volvemos a estar juntos.
En mis noches tú y yo nos conocemos,
invento situaciones, paisajes, escenas,
elijo con cuidado mis palabras,
pienso cuales serían tus respuestas
mi vida y la tuya nunca estarán tan juntas.
La noche , alegría, esperanza, ilusión,
tus palabras más dulce, mis esperanzas más tiernas.

Verte de nuevo, oír tus palabras
me hace sentir viva, me hace sentir bien,
nada, ni nadie podrá separarnos nunca,
excepto una mañana un nuevo día
de tristeza y desdenes al recordar mis
noches que con tu cariño son eternas,
a veces, la tristeza me hace recordar,

Que entre tus días y mis días
hay una gran distancia que nos impedirá
que mis sueños y deseos sean reales,
pero pronto, de nuevo llega la noche.

Mi vida, tu vida vuelven a estar juntas
y con ellas vuelve mi alegría, mi ilusión,
aunque sólo sea un sueño
espero que se haga realidad,
pero si no sucede siempre
me quedará el recuerdo.

A veces mis amigas me dicen
que te olvide, que mi amor es imposible,
todos dicen que pierdo el tiempo,
que nunca podremos estar juntos.
Pero yo contesto a mis amigas:
vosotras no podéis entender y
la esperanza es lo último que se pierde,
el tiempo, es algo tan efímero
y el amor siempre perdura en el tiempo.
Para mí la mentira es la mejor verdad,
soñar despierta que te tengo a
estar despierta y sufrir por no tenerte
prefiero vivir un sueño y esperar que sea real
a desear no estar viva si tu no estas junto a mí.
Para el chico de mis desventurados sueños.