Menú desplegable version 2.3

31 marzo 2019

Lenguaje corporal en tus escritos - 2. Expresiones faciales

Las expresiones de la cara son probablemente la variable que más observamos para obtener información de las emociones de nuestros interlocutores. Para cada emoción particular hay una zona concreta que produce mayor información acerca de dicha emoción. 

Las seis emociones básicas que se pueden observar en el rostro:

a) Sorpresa:

Cejas levantadas, curvas y elevadas, piel estirada debajo de las cejas, arrugas horizontales en la frente, párpados abiertos: párpado superior levantado, y párpado inferior bajado, el blanco del ojo suele verse por encima del iris, la mandíbula cae abierta, de modo que los labios y los dientes quedan separados, pero no hay tensión ni estiramiento de la boca.

b) Miedo:

Cejas levantadas y contraídas al mismo tiempo, las arrugas de la frente se sitúan en el centro y no extendidas por toda la frente, párpado superior levantado, mostrando la esclerótica, con el párpado inferior en tensión y alzado, boca abierta y labios o bien tensos y ligeramente contraídos hacia atrás, o bien estrechados y contraídos hacia atrás.

c) Disgusto:

Labio superior levantado, labio inferior también levantado, y empujando hacia arriba el labio superior, o bien tirado hacia abajo y ligeramente hacia adelante, nariz arrugada, mejillas levantadas, aparecen líneas debajo del párpado inferior, cejas bajas, empujando hacia abajo al párpado superior.

d) Cólera:

Cejas bajas y contraídas al mismo tiempo, líneas verticales entre las cejas, párpado inferior tenso; puede estar levantado o no, párpado superior tenso, puede estar bajo o no por la acción de las cejas, mirada dura en los ojos, que pueden parecer prominentes, labios en una de estas dos posiciones: continuamente apretados, con las comisuras rectas o bajas, o abiertos, tensos y en forma cuadrangular, como si gritaran, las pupilas pueden estar dilatadas.

e) Felicidad:

Comisuras de los labios hacia atrás y arriba, la boca puede estar abierta o no, con o sin exposición de los dientes, el pliegue naso-labial, baja desde la nariz hasta el borde exterior por fuera de la comisura de los labios, mejillas levantadas, aparecen arrugas debajo del párpado inferior, las arrugas denominadas ‘patas de gallo’ van hacia afuera, desde el ángulo externo del ojo.

f) Tristeza:

Los ángulos interiores de los ojos hacia arriba, la piel de las cejas forma un triángulo, el ángulo interior del párpado superior aparece levantado, las comisuras de los labios se inclinan hacia abajo, o los labios tiemblan.

30 marzo 2019

Soñar contigo

Con algunas he soñado antes
pero tú eres la única
con la que puedo
soñar despierto.

Haces que pueda ser yo,
haces que me sienta seguro
como nunca antes me había sentido,
y todo esto es gracias a ti.

Baje la guardia por ti y
Empecé a soñar contigo
Arriesgándome a caer, pero tu
Tejiste una red, con la que
Rescataste mi corazón.
Intente ponerme a flote pero a
Zozobrar empecé de nuevo.

28 marzo 2019

Yelena Mukhina - La niña triste de la gimnasia artística

Elena Mukhina es uno de los símbolos de la oscuridad que se vivía en relación al deporte más allá del Telón de Acero. Tiempos en los que el esfuerzo en busca del éxito se llevaba hasta extremos intolerables para el cuerpo humano. Esta gimnasta, extraordinaria, destinada a ser campeona olímpica en Moscú en 1980 sufrió una desgraciada lesión sobre la que los dirigentes de la URSS solo arrojaron confusión o silencio. Había sido capaz de destronar poco antes a Nadia Comaneci en el Mundial, pero allí acabó su gloria deportiva. Se han cumplido ya doce años de su muerte, el día 22 de diciembre de 2006.Elena Mukhina era una chica triste con una mirada triste. Pocos motivos tenía para sonreír. La vida le enseñó demasiado pronto su cara más amarga porque con años su padre las abandonó a ella y a su madre y cuando solo tenía cinco años perdió a su madre en un incendio. Pasó al cuidado de su abuela materna, siendo siempre una niña triste y muy seria, pocas veces se la veía sonreír. Elena encontró refugio en la gimnasia el día en que un entrenador acudió a su colegio en busca de niñas que quisiesen entrar a formar parte de la selección con la que contaba el CSKA de Moscú. Tenía solo doce años y de inmediato los técnicos advirtieron en aquella menuda muchacha, permanentemente seria, unas condiciones gigantescas. 
Mihajl Klimenko, que venía de la gimnasia masculina, se convirtió en su entrenador. Con él Mukhina descubrió las sesiones interminables, la exigencia por norma, no concederse ni un respiro y llevar el cuerpo muy por encima de los límites. Las autoridades deportivas de la URSS estaban inquietas a mediados de los setenta por la irrupción arrolladora de las gimnastas rumanas que se habían atrevido a discutir su tradicional reinado. En 1976, con dieciséis años, Mukhina gana con el campeonato nacional juvenil casi al mismo tiempo que Nadia Comaneci se impone en los Juegos Olímpicos de Montreal y genera una crisis interna en la gimnasia soviética que no acepta la derrota con facilidad. Las autoridades cargan contra la responsable del equipo, la legendaria Larisa Latynina, que dice aquello de "yo no tengo la culpa de que Comaneci haya nacido en Rumanía". Se suceden las reuniones y la petición de explicaciones. La consigna interna resulta muy clara: una cosa es perder en Montreal y otra bien diferente es hacerlo en 1980 en los Juegos de Moscú con lo que se intensifica el trabajo de cara a esa cita. Y en ese momento todo el mundo mira hacia Elena Mukhina; la única gimnasta en la que se advierte el potencial suficiente como para hacer frente a la diosa rumana. Por aquel entonces Klimenko, su entrenador, comienza a introducir elementos propios de la gimnasia masculina en los ejercicios de las mujeres. Respeta la tradición soviética de los movimientos basados en la expresión y el ballet, pero aparecen nuevos saltos y giros nunca vistos antes en la gimnasia femenina. Lo que no cambia es la disciplina y las más de ocho horas de entrenamiento diarias.
En 1977 comienzan a llegar los primeros frutos. En el Europeo Mukhina gana tres oros y pierde por escaso margen el concurso general ante Comaneci. Es un simple aviso de lo que sucedería al año siguiente en el Mundial de Estrasburgo. Es la hora de la explosión de la gimnasta moscovita que conquista cinco oros y se impone a la rumana. En Francia sorprende su inmensa seguridad y la mezcla de plasticidad y potencia que inundan sus ejercicios. Los analistas comenzaron a referirse a un nuevo tiempo en la gimnasia femenina representado por Elena Mukhina.

El problema es que Klimenko quería llevar demasiado lejos su plan. De cara a los Juegos de Moscú comenzó a incluir en el ejercicio de suelo de Mukhina el salto Thomas que solo realizaban los hombres y que resultaba extremadamente peligroso porque si no se alcanzaba la altura y velocidad necesarias se corría el riesgo de sufrir una seria lesión. Años después la propia Mukhina confesaría que en más de una ocasión, de forma tímida, había comentado a su técnico que no se sentía demasiado segura realizando ese salto y que la respuesta que le había dado era que "las gimnastas como tú no se rompen el cuello".

En 1979, su rumbo se complicó de forma inesperada, durante unos entrenamientos para el Mundial de Estados Unidos se rompió una pierna que la tuvo de baja unos meses, algo que no se podían permitir, su estrella no podía estar sin entrenar por lo que Klimenko y Aman Shaniyazov, que era el jefe de equipo de la URRS la presionaron para que volviera a los entrenamientos y llegó a reaparecer pero su pierna estaba torcida así que la tuvieron que operar. El calendario comenzaba a presionar a los dirigentes del deporte soviético y de la Federación de Gimnasia en particular. Aunque de un modo ligeramente mas prudente la presión sobre Mukhina se mantuvo. 
elena+mukhina2.jpg



Reapareció unos meses antes de los Juegos, Klimenko aunque mantenía movimientos femeninos que venían del ballet como marca la tradición de la gimnasia artística rusa, decidió incluir otros saltos masculinos para hacer su coreografía mucho mas espectacular ya que Elena se había ganado su fama precisamente por la dificultad que entrañaban todos sus ejercicios y la perfección y soltura con la que los llevaba a cabo. Klimenko no cambió los planes sobre el salto Thomas pese a que el periodo de baja había mermado las condiciones de la moscovita. El técnico estaba convencido de que los Juegos de 1980 merecían un elemento como ese que cambiaría para siempre la historia de la gimnasia femenina y convertiría a Mukhina en una leyenda. Elena llegó a decirle a su entrenador que no se veía haciendo el salto, que la daba miedo y él le respondió que una persona como ella nunca se rompería el cuello haciendo ese salto.

Dos semanas antes de la cita, en una concentración en Minsk, llegó la tragedia. Mientras entrenaba el ejercicio de suelo, . Elena estaba agotada, los entrenamientos pasaban las 8 horas diarias con creces, arrastraba sus lesiones mal curadas lo que hacia que no estuviese al 100% y Klimenko la exigía mas y mas, por lo que una de las veces que hizo el salto Thomas, la gimnasta no logró la altura necesaria y se golpeó con violencia la cabeza contra el suelo, golpe que le provocó la rotura de varias vértebras.

La Federación Soviética se limitó a decir que una lesión apartaba a Mukhina de los Juegos Olímpicos mientras comenzaban a circular rumores sobre la verdadera causa de su ausencia. Se había quedado tetrapléjica tras romperse el cuello, una verdad que tardó meses en conocerse porque la URSS escondió a la deportista y consiguió construir a su alrededor una barrera que nadie era capaz de cruzar. Tuvo que pasar más de un año hasta que los medios publicaron el verdadero estado de la gimnasta, momento en que algunos de los dirigentes la acusaron directamente de querer realizar "ejercicios para los que no estaba preparada". Mukhina apenas dijo nada y solo en una entrevista para un documental admitía ser una víctima de un sistema enfermizo que solo contemplaba llegar al éxito en el deporte de la manera que fuese. Su abuela la cuidó hasta que el 22 de diciembre de 2006 murió como consecuencia de las complicaciones derivadas de su grave lesión. El salto Thomas fue prohibido para siempre en la gimnasia femenina.



Si quieres leer alguna biografía más.

26 marzo 2019

Leyendas de EEUU - Leyenda de Alcantarillas llenas de cocodrilos



Durante un tiempo en EEUU se empezó la moda, tener como mascotas caimanes y cocodrilos, traídos desde Florida, se cuidaban desde recién nacidos en terrarios hasta que empezaban a alcanzar un tamaño considerable, en ese momento los animales perdían su “gracia” pues constituían, además de un peligro, un gasto económico elevado en comida. Ese era el momento de deshacerse de la “mascota” y que mejor manera que dejando en libertad al animal que había ganado el cariño de su dueño tras tanto tiempo a su cuidado .
La leyenda cuenta que el mejor sistema de liberar al animal era por el desagüe del inodoro. Reducidos grupos de estos caimanes conseguían sobrevivir en las alcantarillas alimentándose de ratas y desperdicios e incluso llegaron a reproducirse en las cloacas.
Tras varias generaciones los caimanes supervivientes mutaron y perdieron su visión, así como su pigmentación, convirtiéndose en seres ciegos y albinos que reinaban las profundidades de la ciudad. La leyenda llegaba más allá pues según relatos de terceras personas algunos indigentes que bajaban a las cloacas a refugiarse del frío e incluso algún operario municipal encargado del mantenimiento de las alcantarillas habían desaparecido supuestamente devorados por estos animales. No obstante, ninguna de las incontables búsquedas que se han realizado los ha encontrado.

¿Qué hay de cierto en en esta leyenda?

La leyenda se cae por su propio peso pues ningún caimán o cocodrilo podría sobrevivir a las bajas temperaturas del invierno de New York, además en caso de poder soportar las bajas temperaturas, la acción de los compuestos químicos nocivos que habitualmente se tiran por el desagüe y las bacterias que pueblan las alcantarillas les habrían causado enfermedades que habrían acabado con los reptiles.
Por otra parte recordemos que la leyenda se centra en ciudades como New York, de existir realmente esos animales mutantes se habría encontrado algún ejemplar y más teniendo en cuenta que según las descripciones los cocodrilos alcazaban tamaños considerables.
Aunque la leyenda es falsa si existen casos de suelta de cocodrilos y caimanes en zonas que no pertenecen a su hábitat natural, gente desaprensiva ha liberado en ocasiones animales en pantanos, presas y lagos, lo normal es que estos animales mueran al empezar las épocas invernales pues su entorno natural suele ser en zonas más tropicales. En España por ejemplo se han dado casos en los que se han encontrado en estanques cocodrilos de mediano tamaño así como pirañas y otros peces tropicales. Esto supone no sólo un grave peligro para las personas y mascotas si no también para la fauna autóctona que se encuentra con un depredador para el cual no tiene sistema de defensa.

Esta leyenda se popularizó con series animadas, películas y comics como Batman. En esta saga, hay un monstruo llamado Killer Croc que vive en las alcantarillas de Ciudad Gótica y se parece a un reptil.


Si quieres leer más leyendas

24 marzo 2019

Lenguaje corporal en tus escritos - 1. Gestos

Muchos gestos son comunes en la mayoría de los países, aunque otros pueden significar cosas distintas dependiendo de donde estemos. Los gestos básicos son los más universalizados: mover la cabeza para afirmar o negar algo, fruncir el ceño en señal de enfado, encogerse de hombros que indica que no entendemos o comprendemos algo, etc. Otras veces, hay gestos que vienen heredados del reino animal, como puede ser enseñar los dientes en señal de enfado o agresividad.

Es importante recordar que los gestos se pueden fingir, pero no todo el cuerpo actúa de la misma manera. Los gestos con las cejas, la risa, la pupila de los ojos y otros pequeños detalles seguramente nos delaten. A continuación una pequeña lista de gestos comunes y lo que significan:

Acariciarse la mandíbula: Toma de decisiones

Entrelazar los dedos: Autoridad

Dar un tirón al oído: Inseguridad

Mirar hacia abajo: No creer en lo que se escucha

Frotarse las manos: Impaciencia

Apretarse la nariz: Evaluación negativa

Golpear ligeramente los dedos: Impaciencia
Sentarse con las manos agarrando la cabeza por detrás: Seguridad en sí mismo y superioridad


Inclinar la cabeza: Interés

        Caminar erguido: Confianza y seguridad en sí mismo
          Pararse con las manos en las caderas: Buena disposición para hacer algo
            Jugar con el cabello: Falta de confianza en sí mismo e inseguridad
              Comerse las uñas: Inseguridad o nervios
                Cabeza descansando sobre las manos o mirada hacia el suelo: Aburrimiento
                  Cruzar las piernas, balanceando ligeramente el pie: Aburrimiento
                    Brazos cruzados a la altura del pecho: Actitud defensiva
                      Caminar con las manos en los bolsillos o con los hombros encorvados: Abatimiento
                        Manos en las mejillas: Evaluación
                          Frotarse un ojo: Dudas
                            Tocarse ligeramente la nariz: Mentir, dudar o rechazar algo











                                23 marzo 2019

                                Tú eres mi razón de vida

                                Yo sé que estás ahí,
                                estás donde yo estoy
                                siempre junto a mí,
                                si nada me salía bien
                                siempre estabas tú,
                                mis días grises,
                                se pintaban de color
                                cuando tú estabas ahí,
                                me ayudas a continuar
                                y me hiciste ver
                                que podía seguir
                                lograr mi sueño
                                y creer en mí.

                                Puede que el tiempo
                                nos haya separado
                                pero tú estarás conmigo
                                aquí en mi corazón.

                                Se que piensas
                                que no me acuerdo de ti
                                que todo ha acabado
                                entre nosotros, pero no es así
                                te recuerdo cada día
                                cuando creo que
                                mis fuerzas se acaban,
                                cuando todo a mi alrededor
                                se desmorona y caigo,
                                me acuerdo de ti.



                                Tú eres mi razón de vida
                                eres la energía, en mi corazón,
                                tú eres quien me da la fuerza
                                para conseguir mis metas.

                                Puede que el tiempo
                                nos haya separado
                                pero tú estarás conmigo
                                aquí en mi corazón.

                                19 marzo 2019

                                Leyendas de EEUU - Leyenda de la prisión de Alcatraz



                                La prisión de Alcatraz (La roca) situada en la bahía de San Francisco, es uno de los lugares abandonados más inquietantes de Estados Unidos. Inició como un fuerte y prisión militar. De 1934 hasta 1963 fue una prisión de máxima seguridad, donde estuvieron recluidos los más terribles delincuentes de Estados Unidos como Al Capone, Robert Franklin Stroud, Jose Sierra, James “Whitey” Bulger y Alvin Karpis.
                                En sus 29 años de funcionamiento, la penitenciaría alegó ser muy segura y que ningún preso escapó con éxito. Habiendo 36 de ellos participado en 14 intentos, en los cuales siete murieron y dos se ahogaron. La escena más violenta se produjo en 1946, cuando un intento fallido de fuga de seis presos dio lugar a la denominada “Batalla de Alcatraz”, en la cual murieron tres reos y dos guardias. El 11 de junio de 1962, Frank Morris, John y Clarence Anglin fueron los primeros y los últimos en escapar.
                                En la actualidad es un área recreacional. En la cual guardias y visitantes han reportado encuentros tenebrosos del tipo paranormal. Se dice que en noches brumosas el viejo faro que fue derribado en 1906, aparece y desaparece repentinamente, acompañado de un misterioso silbido y una luz verde que destella.
                                En los lavaderos del bloque C, donde “el carnicero” fue asesinado emana un denso humo que sofoca a los presentes y desparece a instante.
                                Se cuenta que en la celda 14-D, un área de castigo conocida como “el agujero” donde los reos permanecían en total oscuridad, un interno gritaba que había alguien con ojos rojos brillantes encerrado con él. Sus gritos fueron ignorados y al siguiente día encontraron al interno muerto con una terrible expresión en su rostro y marcas de dedos en su cuello.
                                La autopsia reveló que la estrangulación no habría podido ser infligida a sí mismo. Por la misma zona se ha visto caminar al fantasma de un hombre con el traje de prisión caminado.
                                Robert Franklin Stroud “El Hombre Pájaro” un sádico asesino, fue uno de los prisioneros más famosos de alcatraz, falleció el 21 Noviembre de 1963. Diversos testimonios señalan apariciones fantasmales de este personaje, sentado en la cama de su celda.



                                Si quieres leer más leyendas

                                17 marzo 2019

                                Ejes Básicos - 3. Modalidades discursivas

                                Un rasgo característico del relato es la pluralidad discursiva, pues pueden hallarse fragmentos de modalidad descriptiva para mostrar cómo es el espacio de la acción o cómo son los personajes; fragmentos de modalidad narrativa para relatar lo que hacen los personajes; y fragmentos dialogados para reproducir lo que dicen aquellos que intervienen o actúan en el relato. Dejando al margen la descripción, en un relato pueden hallarse como modos discursivos:

                                • TEXTO NARRADO: el narrador refiere con sus palabras lo que hacen los personajes, sin mostrar lo que dicen.
                                • ESTILO INDIRECTO: El narrador introduce lo que dicen los personajes -pero en ningún momento hablan por sí mismos- sin marcar con signo alguno sus palabras; en cambio, se ve obligado a utilizar la conjunción “que”, precedida de un verbo de comunicación verbal (decir, gritar, murmurar, confesar…)
                                • ESTILO DIRECTO: El narrador transcribe la conversación de los personajes escribiendo literalmente sus propias palabras y, con los verbos adecuados, nos indica quién habla en cada momento.
                                • MONÓLOGO: Voz y visión del personaje, pero el narrador aún está presente ordenando de forma lógica el discurso. El narrador es aún perceptible por el lector.

                                16 marzo 2019

                                ¿La amistad existe?

                                Espero que sí,
                                pero yo aún no la he encontrado
                                la busco si
                                pero yo, sigo recibiendo palos.

                                No sé si soy demasiado exigente
                                No sé si busco lo imposible
                                lo que si sé es que he dejado
                                de creer en la amistad.

                                Al menos, en lo que yo creo
                                que es la amistad.

                                Una amistad basada
                                en la sinceridad
                                y la confianza.

                                Yo quiero una amiga
                                que te defienda
                                frente a los demás
                                hasta cuando sepa
                                que tienen razón.

                                Para mí la amistad
                                es un tesoro
                                que todavía
                                no he encontrado.

                                12 marzo 2019

                                Leyendas Españolas - El Reptiliano de Yesa (Valencia)

                                En ocasiones hemos escuchado voces y testimonios sobre humanoides de todo tipo y pelaje, incluyendo estos seres del tipo reptil que tanto furor hacen en las redes. Existen casos de lo más complejo a este respecto, pero ninguno como el avistamiento del cazador Mateo Chóver en Yesa, Valencia, en 1968. Cogemos la máquina del tiempo y nos plantamos a las 16,00 horas del sábado 31 de agosto de aquel año. Aquí tenemos a tres cazadores de Liria (Valencia) que rondaban los 50 años de edad, haciendo un descanso para prepararse una “torrá” de carne en las proximidades de un barranco situado a unos 5 km al este de la pequeña localidad montañosa de La Yesa (Valencia). Iban a comer y se les notaba relajados. Pero aquella torrá de carne venía acompañada de una sorpresa. Algo les llamó la atención. Una especie de”flash” en el cielo. Qué era eso.

                                Segundos después, uno de los cazadores, Mateo Chóver, dejó la escopeta y el zurrón en el suelo y se acercó al borde del barranco para orinar un poco ajeno a la luz, sorprendiéndose al observar, al otro lado del citado barranco por el que discurría un riachuelo y a unos cien o ciento cincuenta metros de distancia, la figura de un ser de tipo humanoide que presentaba unas características increíbles: complexión atlética, cabeza de lagarto (sin casco) con dos ojos rojos, manos como garras (en una de ellas sujetaba un casco transparente con visera blanca) y rabo de estilo gato que llegaba a tocar el suelo. Así como suena.

                                Estas tres partes visibles del ser aparecían desnudas y eran de color gris; el resto de su cuerpo aparecía cubierto por un mono blanco, que bajaba desde el cuello, cubriendo las muñecas y terminando en unas botas blancas. Adosada a su espalda, se distinguía una mochila metálica o caja rectangular de color “aluminio”, de medio metro de altura, que brillaba rematada por una antena negra.



                                El ente, ofrecía la impresión de estar “esperando a algo o a alguien”, conforme lo manifestado por Chóver y aunque el testigo no estaba seguro del todo debido a la distancia, creyó que el humanoide sacaba de vez en cuando por la boca una lengua bífida.

                                El humanoide reptiliano parecía no haberse percatado de la presencia de Mateo, quien, agachado entre unos romeros, se giró y avisó mediante señas a sus compañeros para que se acercaran en silencio. Habría que haber visto sus caras. De esa guisa los tres amigos lo vigilaron durante “unos 3 minutos”, hasta que recibieron un susto tremendo al aparecer instantáneamente sobre el algarrobo, a unos diez metros de la copa, un cilindro de aspecto metálico y color negro “que reflejaba el Sol en sus esquinas”

                                Le calcularon unos treinta metros de longitud por diez más o menos de grosor. Se hallaba completamente estático, en posición horizontal, paralelo al suelo, en sentido noreste-suroeste. No se escuchó ruido alguno. Ahí sí que tuvieron miedo. ¿Y si les llevaban?

                                Arrastrándose por el suelo y temiendo por sus vidas ya que nunca antes habían visto cosa parecida (pensaron que seres de otro mundo estaban invadiendo España) , los asustados testigos retrocedieron hasta refugiarse con sus escopetas entre unos zarzales, para pasar desapercibidos, llegando a perder Chóver su gorra de caza por el estrés.

                                Así se mantuvieron, sudando, durante “un rato largo”, pero cuando llevaban escondidos un par de minutos escucharon, procedente del barranco, “un fuerte ruido como de engranajes o maquinaria en funcionamiento, que paró enseguida“. De nuevo les llamó la atención una especie de “flash” en el cielo. En ello , uno de los cazadores de nombre o apellido Guillém, dijo “Será que se han ido…”, mientras que otro, Rafa Llopis, “temblaba de miedo como un conejo” (sic). Al final salieron con precaución del refugio, comprobando que tanto el ovni como el misterioso humanoide habían desaparecido.

                                Algo más serenos, bebieron agua de sus cantimploras, atravesaron el barranco y se pusieron a investigar el suelo con las escopetas cargadas hasta los topes alrededor del algarrobo, cuyas ramas y hojas más altas aparecían ahora como “quemadas o tiznadas de carbonilla”. El lugar olía a azufre, elemento que no nos cansamos de ver en la casuística ovni. La tierra estaba reseca y hallaron varias huellas de pisadas uniformes de bota de suela lisa, sin tacón, sin hendiduras, escoriaciones o marca alguna. Estimaron una talla 50 de pie y comparando el hundimiento de ellas con los de sus botines de caza, los testigos calcularon que el individuo que las había dejado debería pesar al menos 150 kilos.

                                Por contraste con el tamaño del árbol, el humanoide debía medir unos dos metros y veinte centímetros o algo más, pues “casi tocaba con la cabeza las ramas bajas”. Guiados por la intuición se dirigieron después hacia una cueva que sabían que existía en la ladera de un monte cercano, pensando quizás que el humanoide había podido salir de allí, “por si se hubiera dejado algo raro dentro de la cueva”. Y allí fueron. Al llegar advirtieron que era imposible meterse en la caverna por lo tupido de la espinosa maleza que cubría la entrada. Conmocionados, optaron por dejar la “torrá” para otro día, abandonaron la caza de tórtolas y regresaron andando hacia el lugar donde habían estacionado sus motocicletas. Durante el trayecto, se encontraron con una pareja de la Guardia Civil, a quienes informaron de lo ocurrido. Los guardias, que no tomaron nota, tras escucharles respondieron “Por estas tierras eso es normal; los ha visto más gente.

                                Al llegar a sus casa, los testigos comentaron que habían visto “algo que no era de este mundo” a sus familiares más allegados y amigos íntimos, pero el suceso no trascendió a la opinión pública jamás.


                                Si quieres leer más leyendas

                                11 marzo 2019

                                El mundo transparente 2.0 - Capítulo 2


                                En seguida hubo personas, que perdieron la cordura total o parcialmente. Los más resistentes solo sufría ataques de pánico que resolvían insultando al vacío en otros casos acababan recluidos en centros de salud mental.

                                Al fin se encontró cierto respiro con el descubrimiento de una aplicación que instalada en tus dispositivos impedía la intromisión en la vida privada. Ni que decir que inmediatamente todo el mundo fue a descargar dicha aplicación, para poder descansar de aquel ojo universal. Aunque dicha aplicación no estaba disponible para todo el mundo debido al costosísimo dineral que costaba. Algunas familias se tuvieron que conformar con una aplicación mucho menos funcional pero de acceso gratuito, que evitaba al menos que pudieran verte y oírte en tiempo real.

                                Pero enseguida ocurrió lo inevitable, se volvió a crear otra aplicación que eludía a la anterior y volvía a dejar al descubierto toda tu vida.

                                La segunda intromisión agravó las consecuencias de la primera. La depresión y el histerismo se generalizaron. Todos los días se producían miles de suicidios, de homicidios y ataques de locura.

                                Mans, un apuesto cantante, de origen sueco, durante una noche romántica, no dio la talla que se esperaba de él. La noticia no habría tenido mayor importancia de haberle pasado a una persona normal pero Mans tenía miles de seguidores y haters que se encargaron de distribuir, en cuestión de segundos, el video, las fotos y crearon miles de memes, a través de la redes sociales.

                                Durante varios días el mundo quedó paralizado con el espectáculo de ver como aquella criatura, estaba echa un ovillo en un rincón a oscuras en su habitación, la cabeza oculta tras las rodillas y emitía un sonido fino interminable y angustioso. Mans fue recluido en un centro de salud mental, que por supuesto, fue retransmitido por un canal de YouTube durante semanas.

                                El caso de Mans hizo que los gobiernos de todo el mundo tomarán medidas, para garantizar la supervivencia de la humanidad frente a los avances técnicos. Se creó por primera vez una ley universal llamada “ley muerte digital”. Todos los aparatos digitales fueron prohibidos, produciéndose un retroceso de décadas, volviéndose a la era analógica. Todo aquel que era pillado en disposición de algún aparato digital, ya fuera relojes, televisiones, ordenadores o móviles era encarcelado y juzgado. Hasta nuestros días, y ya han pasado varias décadas se sigue, pillando a gente en disposición de dichos aparatos.



                                10 marzo 2019

                                Ejes Básicos - 2. El narrador vs el punto de vista

                                El narrador no debe confundirse con el ‘emisor’ o autor real del texto. El narrador es la ‘voz’ que ordena y cuenta los hechos desde una ‘mirada’ concreta de los mismos puntos de vista y, en ocasiones, introduce comentarios.

                                ¿Quien es?
                                • Una voz impersonal
                                • Una voz implicada en los hechos.
                                • Alguien implicado o un testigo 


                                ¿Cómo observa?
                                • Punto de vista: implicado o despegado.
                                • Dentro del relato: testigo o protagonista 
                                • Fuera del relato: desapego o testigo 


                                ¿Cómo se posiciona con los personajes?
                                • Cerca: implicado o desapegado
                                • Dentro: 1a persona o 3a persona
                                • Alejado: implicado o desapegado 



                                No es habitual en un escritor el controlar y dominar todos los tipos de narradores. Por lo general, te acabas acomodando a la que mejor se adapta a ti. 
                                Hay dos tipos de escritores:
                                • Los que buscan representar con amplio foco la sociedad, y para ello suelen optar por un tipo de narrador en tercera persona que lo ve todo. 
                                • Los introspectivos que se manejan mucho mejor en la primera persona.

                                Según el punto de vista desde donde actúa el narrador tenemos:

                                1ª persona o Narrador Interno

                                Hay grandes autores especialistas en este tema, por ejemplo, J.D. Salinger o William Faulkner son excelentes dominadores de este tipo de narrador, pura escritura creativa.
                                En primera persona podemos encontrar tres tipos básicos de narrador:
                                • Narrador protagonista: participa como personaje principal de la acción y nos lo cuenta desde su punto de vista. La historia se explica desde el punto de vista de la persona que debe pasar por el principal arco argumental de la historia, tal y como lo haríamos en la vida real si explicásemos algo que nos ha ocurrido a nosotros. Muy utilizado hoy en día en el género de la autoficción.

                                • Narrador testigo: En este caso, el narrador suele tener un papel indirecto. Nos cuenta una historia de terceros (en la que puede estar implicado) desde su punto de vista. Muy útil cuando se quiere mostrar la personalidad del protagonista, así como su evolución personal y su arco narrativo, de una manera sutil, sugiriendo más que describiendo de una manera directa, ya que no se tiene acceso a los pensamientos reales de ese personaje. Sin embargo, también es posible adoptar un estilo más impersonal, como si todo estuviese compuesto por informes. Ejemplos de este tipo de narrador son John Watson en las novelas de Sherlock Holmes o Nick Carraway en El Gran Gatsby.


                                • Monólogo interior: Lo que vemos aquí es el flujo de conciencia del protagonista, su pensamiento en bruto. Este es un tipo de narrador muy poco utilizado, ya que intenta describir de manera literal los pensamientos de alguien, tal cual emergen a la consciencia. Por consiguiente, todo se explica en tiempo real, siendo el presente el momento de referencia. Los distintos narradores de El Ruido y la Furia, de William Faulkner, son un ejemplo de esto.

                                2ª persona

                                Es uno de los narradores menos utilizados, sobre todo debido a su dificultad técnica. No es fácil mantener la atención del lector durante mucho tiempo con una segunda persona. Pues todo el tiempo apela al lector y eso puede resultar cansado. 
                                Este tipo de narrador se caracteriza por explicarle una historia a una persona en concreto. Crea el efecto de estar contándose la historia a sí mismo o a un yo desdoblado.

                                Puede presentarse en formato epistolar, como si todo estuviese compuesto por cartas orientadas a un destinatario, o como si se tratase de un diálogo real en el que básicamente uno habla y el otro escucha, a veces haciendo ver que se responde a preguntas formuladas por el oyente o el lector
                                Sin embargo, este tipo de narrador es muy utilizado en momentos concretos, pues aporta intensidad y fuerza por su naturaleza vocativa.
                                La Caída de Albert Camus, o el reciente éxito editorial de Juan Gómez Bárcena, Kanada, son dos ejemplos de obras escritas con un tipo de narrador en segunda persona.

                                3ª persona o Narrador Externo

                                La tercera persona es probablemente el tipo de narrador más utilizado en narrativa comercial y cinematográfica. Existen varios tipos de narradores en tercera persona, veamos sus diferencias:

                                • Narrador omnisciente: es el más genérico, uno de los más antiguos y el más utilizado. Se habla desde el punto de vista de una entidad totalmente ajena al plano de realidad en el que ocurre todo lo que se explica, como si se fuese una especie de dios que tiene acceso a toda la información a la vez, incluso a los estados mentales de todos los personajes, de manera directa. Sin embargo, hay que tener en cuenta que aunque se puede describir de manera fiable lo que cada personaje piensa y siente, por cuestiones vinculadas a la coherencia y a la calidad de la narración, se evita pasar de una mente a otra de un modo caótico, y en vez de eso se elige centrar el foco de la atención en un personaje y en lo que ocurre a su alrededor. Este narrador no puede omitir juicios de valor. La novela El Desayuno de los Campeones, de Kurt Vonnegut, combina este tipo de narración con el de narrador testigo, por ejemplo, algo similar ocurre en Niebla, de Miguel de Unamuno. Ana Karenina, de Tolstoi, también sería un gran ejemplo, o bien la obra de Juan Marsé, que tiene un amplio componente cinematográfico añadido.
                                • Narrador equisciente: Aquí tenemos una tercera persona que se centra en un solo personaje. Sabe parcialmente o solo revela una parte de la historia. Cuenta a medida que se dan los hechos. Puede o no emitir juicios de valor. El periodista deportivo de Richard Ford es un ejemplo de este tipo de narrador. O, más conocida, Alice Munro en muchos de sus relatos.
                                • Narrador deficiente: este tipo de narrador no lo sabe todo, sino que recoge los hechos a pie de calle: lo que se oye y lo que se ve en ese momento. Es decir, no lo sabe todo sino que adopta un punto de vista.

                                09 marzo 2019

                                Hoy por fin, te he perdido

                                Hoy por fin he comprendido
                                que no te volveré a ver.

                                Hoy me he dado cuenta
                                que te marchas de mi vida.

                                Hoy he visto el futuro
                                que me desgarra el alma.

                                Hoy he temido al destino
                                que me ha dicho adiós.

                                Hoy he descubierto
                                que mi vida va a cambiar

                                Hoy he sentido el miedo
                                que cambiará mi deseo.

                                Hoy por fin he comprendido
                                que no te volveré a ver.

                                05 marzo 2019

                                Leyendas Españolas - Hospital del Tórax (Tarrasa)

                                Tal vez sepan las leyendas de terror que circulan en torno al famoso y antiguo Hospital del Tórax. Aquí vamos hacer un pequeño recuento, así que pónganse muy cómodos.

                                En la ciudad española de Tarrasa, en la provincia de Barcelona, había un antiguo hospital que albergó a pacientes con enfermedades respiratorias graves entre los años 1952 a 1997, su nombre era "Hospital del Tórax". Actualmente aquél lugar es el parque Audiovisual de Cataluña.



                                La historia es interesante. En los años 50, el Ministerio de Sanidad de España, decidió construir un hospital cerca de Barcelona en donde se reclutarían a los enfermos de cáncer de pulmón, fibrosis o tuberculosis que habían en Cataluña. La ciudad elegida fue Tarrasa porque curiosamente posee el bosque de la Pineda que con su aire fresco y puro beneficiaría a los enfermos. El plan se llevó a cabo y finalmente en 1952 se inauguró dicho hospital.

                                Funcionó normalmente hasta el año de 1997, cuando quedó totalmente abandonado. Según registra la historia fue en la década de los 70 que empezó el declive del mismo, cuando su capacidad se redujo a la mitad. Pero ¿qué es lo que se cuenta de éste misterioso y a la vez terrorífico lugar?. 

                                Entre aquellas curiosas características se envuelve una oscura leyenda que decía que en el Hospital del Tórax había una actividad paranormal grande (se escuchaban ruidos, voces o gritos entre los solitarios pasillos y habitaciones, especialmente en las plantas 4, 5 y 9 y también en el famoso jardín), pero nunca se pudo comprobar.

                                Las leyendas asimismo cuentan que cuando investigadores entraban en la capilla o en algunas plantas del hospital, era extrañamente misterioso el que aparatos para medir actividad paranormal no funcionaran o que las baterías de los mismos, se dañasen. 

                                En el año 2004 la policía autónoma de Cataluña detuvo a un joven que se había sustraído desde las instalaciones del hospital un feto conservado en formol. Esto hizo nacer a la leyenda de que en la planta 5, había un almacén que contenía restos humanos. Nunca se supo el propósito de aquellas muestras (como la del feto) ni el porqué fueron abandonados. Muchos suponen que se hacían experimentos en la lucha contra la tuberculosis.

                                Leyendas de fantasmas, voces y rituales, qué no se ha dicho de este antiguo Hospital. Pero como suelen decir en una frase "cuando el río suena, es porque piedras trae" no podemos descartar nada de lo que se cuenta. A los amantes de las leyendas y el terror esta historia resultará muy interesante y a otras personas les traerá miedo. Invito a que cada uno saque sus propias conclusiones.

                                Datos curiosos:

                                • Los pacientes que eran reclutados en el Hospital del Tórax, permanecían aislados totalmente del mundo exterior, su único contacto eran unas cabinas telefónicas y la radio.
                                • El edificio poseía dos alas principales, nueve pisos de altura y sótanos.
                                • Se dice que la compañía Filmax adquirió el 80% del hospital para convertirlo en un parque audiovisual pero se sabe que la Generalidad de Cataluña y el Ayuntamiento de Tarrasa acordaron transformar el recinto en un complejo audiovisual.
                                • El Hospital del Tórax poseía 1500 habitaciones divididas entre la clase obrera y la burguesía.
                                • Este lugar fue durante muchos años el sitio con índices más altos de suicidio. Se cuenta que los enfermos se arrojaban desde la novena planta hacia el jardín (cuyo nombre era "La Jungla")
                                • Un enfermo permanecía en promedio un año recluido antes de morir o suicidarse.
                                • La lenta y dolorosa muerte de los enfermos hacía que todos sintiesen una psicosis que atormentaba sus mentes por lo que esto inducía muchísimo al suicidio.
                                • Muchos se suicidaban al saber que sus propios familiares querían deshacerse de ellos, abandonándolos en ese lugar. 
                                • El Hospital del Tórax ha servido de inspiración para hacer algunas películas de terror.
                                • Algunas escenas de películas de terror se han rodado en este antiguo hospital, entre ellas: "Los sin nombre (1999)", "El maquinista (2004)" y "Frágiles (2006)"
                                • En el jardín donde muchos acabaron sus vidas, se decía que escuchar voces era habitual. 
                                • Había una capilla que según las leyendas, era una zona de rituales satánicos.

                                Si quieres leer más leyendas