Menú desplegable version 2.3

30 octubre 2017

Sospechas en el Campus - Día 5

Este capítulo pertenece al relato "Sospechas en el campus", que es un relato policial ambientado en un campus universitario. Si no has leído los capítulosanteriores, si quieres seguir leyendo más o si prefieres leerla en wattpad sigue los enlaces.



En fin, todo esto tenía que acabar de alguna forma. Aunque no esperaba que fuera así después de abrir la puerta.


—¡Estás detenida! —dijo Samuel.
—Pero, ¿Qué dice?
—Usted tiene derecho a permanecer en silencio. Cualquier cosa que diga podrá ser usada en su contra ante un tribunal. Tiene derecho a consultar a un abogado y/o a tener a uno presente cuando sea interrogada por la policía. Si no puede contratar a un abogado, le será designado uno para representarla. Registren la habitación.
—¿Qué pasó? No pudiste soportar que pudiera vivir sin ti —dijo Samuel.
—No sé, de que me habla.
—Nos han contado que no os hablabais desde hace dos años.
—Y por eso tuve que ser yo, quien la matara.
—Yo no he dicho que lo hicieras, ¿lo hiciste?
—No,... ella y yo, discutimos pero eso no significa que yo quisiera matarla.
—Ella tiene mensajes tuyos, en los que le decías que era falsa, fría, mala amiga, entre otras cosas. Amigos tuyos nos han contado que te han oído decir que no soportabas sus miradas. ¿Por eso la mataste? ¿No soportabas encontrártela todos los días?
—De eso hace mucho, para mí, ella es como si no existiera. Ella llevaba muerta para mí, dos años.
—¿Ah si?, pues parece que te has tomando demasiadas molestias, estos últimos días.
—No sé, a que se refiere.
—Ah ¿no?, hemos encontrado tu diario, en el que has escrito todo lo ocurrido con pelos y señales.
—¿Y qué?, eso no demuestra nada.
—¿Dónde estabas en el momento de la muerte?
—En mi habitación, ¿qué iba yo hacer a las dos de la mañana?
—¿Cómo sabes a la hora que murió? Yo no lo he dicho.
—No sé, más o menos, lo dijo el forense, cuando llegó.
—He estado leyendo tu diario, es muy clarificador, pero me gustaría que me comentaras algunas cosillas. Por ejemplo, dices que te sentiste aliviada cuando la vistes en el suelo.
—Teníais que haber visto como me miraba cada vez que me cruzaba con ella.
—¿Pero no decías que estaba muerta para ti? Además reconoces que alguna vez has tenido ganas de matarla.
—Yo no he escrito eso.
—Ah ¿no?, a ver donde está.
—Míralo tu misma, "hemos sentido ganas alguna vez de hacerlo"
—Ahí, no pone que quisiera matarla. Hacerlo, puede ser cualquier cosa, no tiene que ser matarla.
—Venga, ya. ¿Como puedes ser tan frívola? Pones, que delante del cadáver de tu amiga, pensaste "se acabó la diversión" Te diviertes viendo a tu amiga muerta. Yo llevo trabajando en esto años, y todavía no me he acostumbrado a ver cadáveres.
—Yo no lo pensé en ese momento, lo pensé al escribirlo. Además ella ya no era mi amiga.
—No juegues conmigo. No eres tan inteligente como te crees. ¿De veras crees que Natalia estaba chantajeando a Ramón Ferrer?
—¿Ustedes no?, por eso le cogieron, porque pensaron que estaba detrás de todo, ¿no?
—No, le pedimos ayuda para poder abrir unos ficheros que Natalia tenía cifrados en su ordenador. Puedes explicarme ¿que significa para ti?: "Pero si me voy y piensan que yo... No eso es imposible, ¿Por qué me iban a relacionar a mí con...?"
—Sólo estaba asustada, era de noche, y empecé a tener miedo.
—¿Con qué te podíamos relacionar?
—No sé, con Natalia, como estábamos peleadas. Pensé que podríais sospechar de mí.
—¿Puede alguien corroborar que no salieras de tu habitación?
—No sé, mi compañera estaba allí, pero las dos dormíamos.
—Tu compañera dice que se despertó y que no estabas en la habitación. ¿Dónde fuiste?
—Vas de farol, ella no ha dicho eso.
—¿Cómo lo sabes?
—De verdad, ¿ha dicho eso?
—¿Por qué lo hiciste? ¿No podías soportar su mirada? ¿No podías soportar que fuera mejor que tú? O ¿acaso es qué sentías algo por Oscar y él solo tenía ojos para ella?
—Ella no se lo merecía, sólo le hacía daño. Yo podría haberle dado todo. Ella era fría, calculadora. Podía hacerte estremecer con solo una mirada. Ella empezó a salir con él para hacerme daño a mí.
—Ella no ha planeado matarte a ti, pero... Los viste juntos esa noche, ¿verdad?
—Sí, estaba acostada, y oí voces, me asomé, y los vi, allí juntos, se estaban besando.

Me llevaron hasta comisaría y una vez allí, empezó el interrogatorio.
Cuando se separaron, la seguí. Sólo pretendía hablar con ella. Entramos en su habitación, estaba sola. Yo sólo quería pedirle explicaciones, y ella me dijo que si estaba celosa que lo asumiera, que ella había ganado. Me dio, la espalda un segundo, y cogí el ratón del ordenador y lo puse alrededor de su cuello. Estaba tan furiosa que empecé a apretar y no podía parar. Ella me pedía disculpas pero ya era tarde, ya era muy tarde. Se había burlado de mí.


FIN

29 octubre 2017

Tips de escritura

Llevo muchos años imaginando historias, algunas de ellas, incluso llegué a plasmarlas en papel. Durante este tiempo he ido buscando información para mejorarla. En esta nueva sección vengo a traerles una recopilación de los consejos que a mí me han ayudado.


Cada domingo publicaré una nueva entrada en esta sección, junto con algún evento de escritura que me parezca interesante y quiera compartir con vosotros.

28 octubre 2017

Hola Amor

Hola Amor:

Después de tanto tiempo,
aún sigo queriéndote,
como el primer día.

Cada vez que estoy contigo,
el corazón se me altera,
cada vez que estoy contigo,
me devuelves la alegría,
cada vez que estoy contigo,
me devuelves la ilusión.

Recuerdo los días que te veía,
esperando conocerte,
recuerdo mis días sin ti,
esperando tenerte,
recuerdo mis días sin conocerte,
esperando amarte,
recuerdo mis días sin tenerte,
esperando besarte.

Cuando me siento sola,
ahí estás para acompañarme,
cuando me siento triste,
ahí  estás tú para alegrarme,
cuando me siento asustada,
ahí  estás tú para protegerme,
cuando me siento preocupada,
ahí  estás tú para tranquilizarme.

Nunca pensé que amar fuera así,
nunca pensé que fuera así el amor.

A veces me pregunto
que pasaría si tú
dejaras de quererme.

Mi corazón se haría pedazos,
que nadie podría unir
espero que eso nunca pase,
o me moriría sin ti.



Amor mío te quiero.

27 octubre 2017

Destinados a encontrarse - 4. Escondida entre las sombras

Este capítulo pertenece a la novela corta "Destinados a encontrarse", que es un fanfic de Crepúsculo, aunque no es necesario haberlo leído para entender la historia. En el se encuentra la historia de Alice y Jasper. Si no has leído los capítulos anteriores, si quieres seguir leyendo más o si prefieres leerla en wattpad sigue los enlaces.



Cerré los ojos, necesitaba otra visión, pero no conseguí nada, apreté los ojos con más fuerzas, intenté relajarme, concentrarme, dejar la mente en blanco y tocarlo todo, pero nada, nada de nada. Estaba sola con mis decisiones. Decidí fiarme de mi recién descubierto poder de rastreo y seguí el olor hasta la puerta y después por un camino que había al otro lado de la cabaña, que estaba oculto por ella, corrí con todas mis fuerzas hasta que perdí ese olor. ¡No! Grité y mi voz resonó entre las montañas que devolvieron mi eco. No, no podía pasarme eso. Tenía que encontrarle, era mi única esperanza de encontrar respuestas.

Mis ojos se volvieron borrosos, mi cuerpo convulsionó y ante mí una imagen. Un pub, había música y sillas alrededor de unas mesas. No reconocí el sitio. Pero la visión acabó sin darme más datos. ¿Dónde es? Estaba en medio de la nada, hacía horas que había dejado atrás el camino. Tenía que dejar el bosque y buscar una ciudad, no podía estar lejos. ¿Si me acercaba, igual tendría otra visión sobre ese... ¡Ser! ¡Sería hombre o mujer!

Llevaba horas corriendo en sentido opuesto al sol, debía seguir en ese sentido. En poco más de quince minutos llegué a una colina, desde la cual podía ver un pueblo. Había anochecido y las luces lo iluminaban. Serían alrededor de las tres de la mañana cuando decidí adentrarme en el pueblo, no quería correr el riesgo de encontrarme con algún humano. Recorrí cada centímetro del pueblo, pero no encontré ningún lugar que pudiera ser el de mi visión.

De pronto, una nueva visión, era el mismo lugar, esta vez pude ver un chico rubio de espaldas, no era demasiado alto, pero tenía buen porte. Estaba sentado de espaldas, no pude verle la cara, pero vi unas servilletas, tenían escrito unas letras. Agudice la imagen. Pub Luz de medianoche, Seattle. Fue lo último que me dio tiempo a ver antes de volver a la realidad.

Corrí tan rápido como pude hasta salir del pueblo por la carretera principal, esperaba encontrar algún letrero que me indicará cómo llegar hasta allí. Así fue, no muy lejos, encontré un cartel que indicaba que Seattle se encontraba a treinta y dos kilómetros del pueblo.


CONTINUARA...

25 octubre 2017

Solo si es contigo - 4. No puedo hacerlo

Este capítulo pertenece a la novela corta "Solo si es contigo", es un bonita de historia de amor surgida entre bambalinas. Si no has leído los capítulos anteriores, si quieres seguir leyendo más o si prefieres leerla en wattpad sigue los enlaces.



Todos me decían lo mismo, hacéis muy buena pareja, tenéis química. ¿Y por qué diablos me cabreaba tanto que me lo digan? Si era lo que quería, que hiciéramos buena pareja. Conforme pasaban los días más me agobiaba más él tema, hasta el punto de no ser capaz ni de hablar con Nick. Habíamos intercambio un total de... cero palabras en dos días siguientes a la elección. Me sentía distinta a su lado. No podía mirarle, ni saludarle, y creo que hasta le evitaba, aunque igual era él, él que me evitaba a mi. Lo cierto es que ninguno de los dos, hizo el intento de hablar con el otro.

Así cuando llegó el jueves bajé en un descansó a hablar con el profe de teatro. Estaba en la sala de profesores, preparando los libretos de la obra.
—Ángel, no puedo hacer el papel de Julieta, no puedo.
—¿Por qué? – me contestó como me hubiera estado esperando
—Es el papel de protagonista, no puedo hacerlo, me da miedo meter la pata y cargarme la obra.
—¿No tendrá que ver algo con Nick? —dejó de ordenar los papeles de la mesa y me miró fijamente estudiando me cara.
—¿Con Nick?, no ¿Por qué?, Nick es mi amigo —Estaba sorprendida por la pregunta y avergonzada a la vez.
—Nick ha venido también a decirme que no quería el papel.
—¿Qué? ¿No quiere hacer el papel?
—¿No lo sabías?
—No
—Dime una cosa. ¿Habéis hablado?
—No —¡Hablar! Si ni siquiera podía mirarle
—¿Si fuera otro persona lo harías?
—No, si yo hubiera elegido un Romeo ese sería él —¡Había dicho eso en voz alta!
—Ya veo, creo que vuestro problema no tiene nada que ver con ser los protagonistas. Luego hablamos en hora de clase.

Cuando llegué a clase, Nick y César no estaba.
—¿Dónde están estos? —le pregunte a Luis
—En el servicio. ¿Y tú donde has estado?
—He ido a hablar con Ángel, le he dicho que no quiero hacer el papel —Esperaba su reacción. Luis quería que me lanzase con Nick y le dijera lo que sentía desde hacía tiempo.
—¡Pero por diablos has hecho una cosa así! Nick y tu hacéis muy buena pareja
—Al parecer Nick no opina lo mismo porque tampoco quiere hacerlo —Estaba enfadada, os lo podéis creer, me había dolido que Nick no quisiera el papel. Supongo que me lo noto.
—No puedes culparle, al fin y al cabo, tú tampoco —Me soltó de golpe, estaba enfadado con los dos.
Las palabras de Luis eran dolorosamente exactas. Yo tampoco quería el papel.

En ese momento entraron César y Nick, y el profesor de historia. No puedo precisar si odiaba más a la asignatura o al profesor. Si pudiera elegir esta sería una de las asignaturas que eliminaría.

La última clase del día era teatro. Así que cuando vi entrar a Ángel se me paró el corazón en seco. Cuando empezó a hablar quise desaparecer bajo tierra.
—Hoy vamos a leer la obra, cada uno va a leer el papel que tiene asignado. De momento, vamos a dejar los papeles como están, y yo leeré los comentarios.

Por qué lo haría, no dijo nada sobre lo que le dijimos. Al final de la clase, cuando quedaban cinco minuto lo entendí. El profe dijo que lo dejábamos ahí.
—Bea y Nick, acercaros, quiero hablar con vosotros dos. El resto podéis iros.


CONTINUARA...

23 octubre 2017

Sospechas en el campus - Dia 4

Este capítulo pertenece al relato "Sospechas en el campus", que es un relato policial ambientado en un campus universitario. Si no has leído los capítulosanteriores, si quieres seguir leyendo más o si prefieres leerla en wattpad sigue los enlaces.



El cuarto día se presentaba como el tercero, empezaba a preocuparme de verdad. El hecho de no saber nada, las miradas de los compañeros, el silencio que rodeaba todo...

Me fui clase, pero allí era peor, ni siquiera podía oír al profesor, no paraba de darle vueltas a toda información lo que tenía. Primero estaba el crimen pasional, después el profesor despechado. Óscar había vuelto a casa con su hermano, estaba destrozado, pero ¿lo habrían descartado los policías o todavía seguía siendo sospechoso? Y el profesor, ¿lo habrían soltado o seguiría en comisaría? Como de todas formas no me estaba enterando de la clase, decidí irme hacia la Escuela de Informática, pero al llegar a allí recibí una sorprendente noticia, un cartel en la puerta decía: "Las clases quedan suspendidas, todos los interesándoos en acudir al entierro de nuestra compañera Natalia, tendrán a su disposición un autobús que saldrá desde la parte de atrás del Aulario a las 11h30" En ese momento eran las 11h20, así que salí corriendo y cuando llegué a ese punto, había bastante gente esperando para coger el autobús. Y estaban los policías y algunos de los profesores entre ellos, Ramón Ferrer. No me podía creer la cantidad de gente que había. Realmente todas estas personas la querían o sólo irán para cotillear. Un impulso me hizo subirme en uno de los autobuses y por casualidad pude colocarme justo a lado de los polis.

—Hasta ahora todos nuestros sospechosos tienen coartada. - dijo Verónica
—Sólo nos queda los mensajes.
—¿De quién serán?

¿Mensajes?, ¿Qué mensajes? No serán... No puede ser de eso, hace mucho tiempo. Necesitaba saber algo más, necesitaba hablar con ellos.

—Hola, perdónenme. Vosotros sois los que lleváis la investigación sobre la muerte de Natalia.
—Sí, ¿la conocías? —me preguntó Verónica
—Sí, fuimos amigas hace tiempo.
—¿Ahora no?
—La relación se ha enfriado un poco. Cada una, tomó un camino. ¿Tenéis alguna pista de quién le ha podido hacer eso? No puedo creer que alguien quisiera matarla.
—¿Sospechas de alguien? —dijo Verónica
—Yo, no. Ya le he dicho que aún no me lo puedo creer.
—Me suena tu cara, ¿nos hemos visto antes? —Me preguntó Samuel.
—Estoy en la misma residencia que ella.
—¿Cómo te llamas?
—Esther Rubio.
—¿Estabas ese día en la residencia? —dijo Samuel
—Sí, pero yo no vi nada. Vivo en el piso de abajo. He oído, ¿qué Óscar puede estar implicado?
—¿Tú crees que pudo hacerlo?
—No, aunque Natalia, no hacía nada más que darle calabazas.
—No es eso lo que hemos oído. Al parecer ella estaba enamorada de él.

Al llegar a nuestro pueblo, la iglesia estaba llena, la mayor parte de la gente estaba de pie, claro que es bastante pequeña. El momento cumbre ha sido cuando pasó el ataúd. Y todo el mundo se ha puesto de pie. El ambiente era bastante tétrico. No soporto los entierros. Tanto cinismo junto, no lo entiendo. Como puede una persona, que prácticamente no te conoce, decirte, en el pésame, te acompaño en el sentimiento o eso de lo siento mucho. En ese momento, me dan ganas de contestar, ¿qué sientes?, ¿qué este muerta? o ¿el no haberla conocido? Pero como lo vas a sentir, ¿si no la conocías?

Mal empezamos. Por ahí no iba a llegar a ninguna parte. Samuel empezó a rebuscar en unos papeles. No sé, si ha sido una gran idea hablar con ellos, no han solucionado ninguna de mis dudas. Y encima puedo acabar...

Después del entierro, todos volvimos a casa. Esta vez, me alejé de los polis. Por si acaso. Acabo de llegar a la residencia, y creo que si me quedo aquí, me va a dar un ataque. Acaban de llamar ¿Quién será?


CONTINUARA...

22 octubre 2017

Ana Valderas. Gran mujer y mejor amiga

Hoy vengo hablarles de una gran mujer desconocida para la mayoría, pero muy querida por todos los que como yo, hemos tenido el placer de conocerla. Es una mujer encantadora, comprometida, capaz de sacar una sonrisa a todo el que la rodea. Ella me ha enseñado lo que es la solidaridad y el compromiso. Lleva años luchando para apoyar a todas las mujeres que como ella sufren o han sufrido un cáncer de mama. Con su entrega y dedicación diaria, dando apoyo, consuelo y otorgando toda la información de la que dispone, a todo el que lo necesita, en la asociación fundó hace ya once años y de la cual es presidenta. Se llama Ana Valderas y es la presidenta de la asociación de mujeres afectadas por el cáncer de mama de Puertollano, Santa Águeda.



La asociación Santa Águeda, crea multitud de eventos cada año para recaudar dinero destinados a la investigación del cancer de mano. Entre ellos destacan el rincón rosa, en el que multitud de comercios se decora un rincón de los rosa para la recogida de dinero o con la cuestación que tendrá lugar el próximo Sábado 28 por la calles de Puertollano.

Además, como cada año organiza una comida para entregar los premios dulcinea. A la cual he sido invitada durante dos años y espero que sean muchos más. Porque este tipo de eventos nos avisa de lo importante que es la prevención y que no recuerda que no se está sola. A la vez, de que si se coge a tiempo, la recuperación es del 87%.

Este sábado 20 de octubre asistimos más de 500 personas en un acto lleno de emoción y solidaridad. El acto comenzó al son de la batucada Percusión Miguelturra que con un alegre pasacalles dio el pistoletazo de salida al acto contra el cáncer de mama. Posteriormente, Se han entregado los premios dulcinea. Premios que reciben las mujeres que han sido consideradas pacientes ejemplares, en esta ocasión las galardonadas han sido: La jurista y política Magdalena Valerio, Ana María Rodríguez, Joaquina Rodríguez y Mari Carmen Herrero. además del conductor del evento, Juan Bautista, que cada año ameniza el evento. Este año, la Asociación Santa Águeda ha conseguido recaudar 20.000 euros para investigación a GEICAM. Dinero que irá íntegramente destinado a la investigación del cáncer de mama.


Ana Valderas es honor conocer y ojalá hubiera más personas el mundo como tu. Simplemente gracias.

Como ponerse en contacto con ellos:
Web
Facebook


Si quieres leer alguna biografía más.

20 octubre 2017

Destinados a encontrarse - 3. Mi primera vez

Este capítulo pertenece a la novela corta "Destinados a encontrarse", que es un fanfic de Crepúsculo, aunque no es necesario haberlo leído para entender la historia. En el se encuentra la historia de Alice y Jasper. Si no has leído los capítulos anteriores, si quieres seguir leyendo más o si prefieres leerla en wattpad sigue los enlaces.



Salí del almacén sin tener claro el rumbo, simplemente me dejé llevar hasta el final del polígono. Una vez allí, me encontré con un camino de tierra y una carretera, cada una de ellas conducía en sentidos opuestos. Me detuve un segundo en la intersección, intentando decir cuál sería mi camino, cerré los ojos e instintivamente toqué una valla que separaba los caminos. Sentí un flash y vi una imagen. Era una cabaña abandonada, a su lado un camino de tierra. Abrí los ojos sorprendida, esa fue mi primera visión. Estaba aturdida, parecía como un sueño pero estaba despierta, extrañamente despierta para no haber dormido desde hacía más de veinticuatro horas. Mi subconsciente me había indicado un destino, así que decidí hacerle caso y me encaminé por el camino de tierra.

Caminé durante horas hasta que mi garganta volvió a dolerme, esta vez sabía como calmar el dolor, pero ¿cómo cazaría? Seguí caminando, mi sentido del oído estaba cada vez más alerta, podía oír cada paso, cada rama que se rompía a mi alrededor. La vegetación en ese momento se había hecho más densa, los arbustos habían crecido hasta el camino y los árboles de un lado y otro del camino se había juntado, hasta cubrir el cielo. Debería estar asustada, pero cierto es que no lo estaba, estaba alerta.

Oí unos pasos, espera "¿eso es un corazón?" pensé. Me detuve en seco, al instante un hombre apareció de la nada. Era un hombre rudo, diría hasta que iba borracho. Estaba sucio, sudoroso, pero su olor me atraía hacía él, ¿Por qué podía oír su corazón? Estaba nervioso, su corazón latía con fuerza, mientras se acercaba hacía mí.

— ¿Qué pasa, guapa? —me soltó en tono chulesco.
Me quedé quieta, sin moverme. ¿Por qué no salí corriendo?
—No me dices nada —se había acercado tanto que hasta pudo tocarme. Me pasó la mano por la parte de atrás del cuello mientras giraba a mi alrededor— ¿Qué haces por aquí tan sola? —bajo su mano por mi pecho, mientras me tocaba disfrutando en cada centímetro, seguía girando.

Su olor, hacía que mi cuerpo convulsionará y mi garganta ardiera, giré la cabeza para verlo aparecer por el otro lado, con la agilidad de una gacela, lo empujé al suelo, y lo atenacé con mis piernas, disfrute al ver sus ojos llenos de pánico antes de clavarle mis colmillos en su cuello. No sé si puedo describir, el frenesí que sentí en ese momento. Quería absorberlo todo, no podía parar de saborear ese manjar que tenía ante mí. Solo recuperé la compostura cuando no le quedaba ni una gota de sangre en cuerpo. Lo había matado, me sentía horrorizada, había matado a un humano. Era un ser despreciable si, pero era humano. Sin embargo, ¿qué era yo? ¿En qué clase de demonio me había convertido?

Tenía que esconder el cuerpo, no podía dejarlo en mitad del camino. Pero me duplicaba el tamaño, podría si quiera moverlo, arrastrándolo quizás. Le cogí por los brazos y tire de él, era ligero como una pluma, pero no era posible. Él debía de pesar unos noventa kilos. ¿Era yo? Reaccioné enseguida, era yo, mi fuerza era extraordinaria. En un instante el cuerpo de aquel humano estaba a cientos de metros del camino. Lo dejé allí y volví a mi rumbo.

Mi sed estaba saciada, me sentía fuerte, y eufórica. No me había sentido así desde que me desperté ayer. Tanto que empecé a correr, podía ver los arbustos, los árboles volar a mi alrededor a una velocidad anormal, la sensación del libertad que sentí en ese momento, liberó mi mente de lo que acababa de pasar. Cuando me quise dar cuenta, había llegado a un raso, me detuve al instante, detrás de los últimos árboles de camino y escuché. No se oía ningún ruido que pudiera venir de un humano. Me dio fuerzas para salir y acercarme. ¿Era la cabaña de mi visión? ¿Cómo era eso posible?

Entré dentro, había un olor peculiar, muy distinto a los olores que había olido hasta ahora. Seguí su rastro hasta la habitación contigua. Lo que fuera que hubiera producido ese olor se había dirigido hasta allí y se hacía más fuerte al llegar al sofá. Otro olor me distrajo, pero este era conocido para mí. Era sangre. Aunque no quedaba rastro de ella, la habían limpiado. Instintivamente me acerqué el brazo a mi nariz, el otro olor era de alguien como yo. ¿Un vampiro? Había más como yo. Tenía que encontrarle, tenía cientos de preguntas. Pero, ¿sería de fiar?


CONTINUARA...

18 octubre 2017

Solo si es contigo - 3. ¿Y los protagonistas son?

Este capítulo pertenece a la novela corta "Solo si es contigo", es un bonita de historia de amor surgida entre bambalinas. Si no has leído los capítulos anteriores, si quieres seguir leyendo más o si prefieres leerla en wattpad sigue los enlaces.



Y por fin llegó el martes y los resultados. El profesor llegó y comenzó diciendo:
—Bueno, chicos ha llegado el momento de saber quienes harán cada papel, tengo que decirles que habrá más de una sorpresa.

Habrá algunos que no sé presentaron a un papel y he creído que les va mejor.
—¿Y se pueden cambiar? —dijo un chico al fondo de la clase
—Todavía no sabes cual es el tuyo y ya lo quieres cambiar. Ya veremos, de todas formas hay algunos papeles que... —hizo una pausa como si no tuviera claro alguno de los papeles asignados. —bueno ya lo veremos.

Empezó a nombrar personajes y los iba asignado hasta que llegó a nosotros.
—César tu vas a hacer de Tebaldo, el guaperas oficial del reino, y primo de Julieta. —Se quedó un poco enfado, estoy convencida de que pensaba que sería el protagonista. —Luis tu harás de Mercutio, el primo de Romeo, y el mejor amigo, creo que acertó con el papel.

Continuó asignando los personajes, pero que pasaba con Nick y conmigo. Conforme pasaba el tiempo y no me nombraba me temía lo peor.
—Bueno y por último y no por ello menos importante, los protagonistas Nick y Bea. Lo hicisteis genial, teníais chispa y fuerza. ¿Quiero ver cómo os desenvolvéis? —Nos miro a Nick y a mí, y no debió de vernos muy convencidos porque agregó —De todas formas esto puede cambiar a lo largo del curso. He pensado en algunos sustitutos, por si pasa algo, serían César y Mónica, para Romeo y Julieta.

Dijo algunos más, para los personajes más importantes. El resto se encargarían del montaje de la obra.

Mónica era la chica que había hecho la prueba con César era una chica muy maja y lo había hecho muy bien. Me gustaría decir que estaba contenta, pero realmente lo que estaba era asustada. No me sentía capaz de hacer el papel, y lo peor de todo es que lo deseaba. Deseaba ser Julieta y lo que es más, hacerlo con Nick, pero el miedo me paralizaba. Lo más duro fue cuando Mónica se acercó para darme la enhorabuena, sus palabras fueron: "Teníais que ser vosotros, cuando vi vuestra escena sabía que iban a ser vuestros los papeles."


CONTINUARA...

16 octubre 2017

Sospechas en el Campus - Día 3

Este capítulo pertenece al relato "Sospechas en el campus", que es un relato policial ambientado en un campus universitario. Si no has leído los capítulosanteriores, si quieres seguir leyendo más o si prefieres leerla en wattpad sigue los enlaces.



Hoy, ha sido un día muy raro. No ha habido ninguna noticia nueva. Los policías no han vuelto, ni los he visto por el campus. La residencia sigue funcionando como si nada, y nadie comenta. Pero bien es cierto que mucha gente se ha ido a su casa, por miedo a que vuelva a ver otra muerte. Tanto silencio, me está volviendo loca. Después del movimiento de los últimos días, esto está como muerto. No había nadie por los pasillos, y los pocos que salían de sus habitaciones era para ir al comedor o a clase. Todos sospechamos de todos, es posible que el asesino siga aquí en el lugar del crimen, para poder controlarlo todo.

La única noticia que he recibido de lo que estaba ocurriendo venía por mi madre. Mi madre y la de Natalia seguían siendo amigas. La mia me ha dicho que los padres de Natalia estaban hoy aquí, seguro que estaban con los polis y por eso no han venido hoy.

También me ha dicho que tienen muchas pistas sueltas, pero que no pueden unirlas.

¿De qué serán esas pistas? ¿De dónde las habrán sacado? ¿Qué se llevaron? El ordenador, apuntes, no sé, el móvil tal vez. ¿Qué podría guardar en el ordenador?

Seguro que sólo había esos dichosos poemitas de amor. ¿Estaré a salvo aquí? ¿Quizá yo también tendría que irme a casa? Claro que yo no tengo nada en común con ella. ¿Por qué alguien me iba a hacer daño a mí? Si yo no he hecho nada. Pero si me voy y piensan que yo... No eso es imposible, ¿Por qué me iban a mí a relacionar con...?


CONTINUARA...

15 octubre 2017

¿Qué es NaNoWriMo?



NaNoWriMo o National Novel Writing Month o en español es Mes Nacional de Escribir Novelas. Este proyecto de escritura creativa se origino en San Francisco en julio de 1999. Ese año apenas contó con 21 participantes, pero, a partir de  ese año se sigue celebrando anualmente todos los años y, ahora, a nivel internacional. Elevando el número de participantes a millones en todo el mundo.

El reto consiste en escribir una novela de al menos 50.000 palabras durante el mes de noviembre. Los participantes deberían escribir un promedio de unas 1667 palabras al día, que es aproximadamente dos páginas con espacio sencillo y fuente tamaño 12. Cualquier participante que pase el límite de las 50.000 palabras es declarado "ganador". No se evalúa la calidad sino la cantidad que se escriba.

Las novelas pueden pertenecer a cualquier género y tratar sobre cualquier tema. El reto consiste en empezar la novela el día 1 de noviembre y terminarla antes de 30 de noviembre. Esta permitido avanzar con la planificación o notas, pero no escribir el cuerpo de la novela. NaNoWriMo no tiene verificadores personales para prevenir trampas. Dado que el premio en si es la satisfacción personal de haber escrito una novela.

A finales de mes, los participantes envían su novela para que se verifique automáticamente la cantidad de palabras. El autor recibirá un certificado imprimible, un icono que puede colocarse en la web y la introducción de su nombre en la lista de ganadores.

El reto en si consiste en demostrarnos a  mismo que podemos hacerlo. Motivarnos a escribir y hacerlo cada día, creado un habito. Al no estar solos y te sentirás más arropado en la tarea de escribir, que por lo general, es solitaria. Lo mas importante no es la calidad, ya habrá tiempo, después cuando la edites. Y tampoco es necesario agobiarse con la cantidad de palabras, sino la alcanzas, no importa. Siempre estaremos más cerca de lo que lo estábamos antes de empezar.


¿Que me dices, te apuntas conmigo? 

Puedes buscarme como Tris Martin.