Menú desplegable version 2.3

30 noviembre 2019

Más allá del arcoíris



Quiero pasar mis días
más allá del arcoíris, 
donde el sol se asoma
entre gotas de lluvia.

Déjame llevarte 
más allá del arcoíris,
donde pueda tocarte 
sin tener que esconderme.

Despiértame en una nube
más allá del arcoíris,
donde uno de tus besos
no sea algo prohibido.

Déjame gritar que te quiero
más allá del arcoíris, 
donde nadie me asegure
que lo que siento no es amor.

Ven conmigo a un lugar
más allá del arcoíris,
donde te pueda abrazar
sin que nadie nos mire.

Déjame desafiar las normas
más allá del arcoíris,
donde no hay miedos ni sombras
solo quimeras y almas.

Búscame en un rincón
más allá del arcoíris,
donde los sueños cautivos
se convierten en furtivos.

Déjame soñar con un mundo
más allá del arcoíris,
donde el amor se asoma

entre gotas de desaires.




25 noviembre 2019

Seres Mitológicos - Banshee

Según la mitología celta la Banshee es considera un hada y mensajera del otro mundo. Su nombre significa mujer hada o mujer de las colinas y es un espíritu femenino que, según la leyenda aparecen delante de una persona para anunciar con sus llantos o gritos la muerte de un pariente.



Son descritas con un aspecto frágil pero elegante a la vez, con el cabello largo y abundante y la piel muy pálida. Según la leyenda las Banshees suelen asumir tres formas distintas: la de una mujer muy joven, una imponente señora, o la de una anciana con los ojos rojos, teñidos de sangre por tantas lágrimas derramadas a lo largo de su existencia.




Suelen llevar un vestido que va desapareciendo en la parte inferior por lo que no se le ven sus piernas, generalmente es de color blanco o gris, colores que se difuminaban cuando paseaba en soledad por las colinas.


En ciertos matices del folclore se cree que la Banshee puede aparecer también en diversas formas de animales tales como el cuervo, la corneja, liebre, comadreja, todos ellos animales que en Irlanda son asociados con la brujería.

Lo que resulta más aterrador en el aullido de la Banshee, es que es un sonido perforador capaz de romper vidrios, otros lo describen como un canto suave y hasta agradable al oído, así como hay otros que lo comparan como al sonido de unas uñas arañando una pared o pizarra. Pero todas las descripciones coinciden en que es sumamente aterrador, sobre todo porque con esos llantos las Banshees anuncian que la muerte está cerca.

Según la leyenda la Banshee se presenta siempre de noche, no suele aparecer físicamente pero siempre se deja oír, sin embargo, cuando lo hace suele manifestarse como una lavandera que está restregando ropa manchada de sangre, como una perturbadora sombra que permanece en la lejanía o también aparece en el río lavándose o peinándose el cabello.


Además, se cuenta que era muy habitual verlas merodear por los alrededores de las casas de los familiares a los que estaban asociadas. Pero con los años, y a medida que dichos apellidos fueron separándose en otros árboles genealógicos y otros miembros, estas damas de lo siniestro empezaron a ser menos visibles.

Las Banshees son uno de los seres sobrenaturales más conocidos y temidos en la mitología irlandesa, sobre todo por las familias de pura sangre celta, ya que originariamente la leyenda afirmaba que solo cinco familias contaban con los servicios premonitorios de las Banshees. Las familias de sangre celta eran: los O’Neills, los O’Brien, los O’Connor, Los O’Gradys y los Kavanaghs. Con el paso del tiempo y los cruces entre familias se siguió abriendo aún más la leyenda hasta llegar al siglo XII en donde se decía que las Banshees protegían también a los descendientes del cruce de familias irlandesas con colonos e inmigrantes ingleses.

No importaba si dicha persona se encontrara muy lejos de allí, en otra ciudad o incluso en otro país, cuando la Banshee de la familia gritaba, los miembros de esos apellidos ya sabían que alguien de los suyos iba a fallecer.



Si quieres leer más mitología

23 noviembre 2019

Vivir en libertad

A veces te empeñas
en creer que es el destino
el que te indica
el camino en tu vida
y que puede ser el
el que llene tus días
el que da luz a tu rutina.

Y otras te empeñas 
en engañarte a ti misma
en creer que es el destino
el único camino, pero no
mentiría, me niego
a caer de nuevo
voy a poner el mundo
bajo mis pies, voy a volar, 
y vivir en libertad.

22 noviembre 2019

El mundo transparente 3.0 - Capítulo 2

Todos pusimos la vista en el gobierno, ellos tenía la culpa, habían permitido que ocurriera sin hacer nada. Estaban desbordados ante tal suceso. Sin embargo, los políticos se vieron afectados en mayor medida si cabe. Su vida pública y privada estaba expuesta a la opinión del pueblo. La mayoría de los políticos se vieron obligados a dimitir, unos por presiones populares y otros porque sin los sobresueldos ya no les merecía la pena, ser vapuleados día tras día.

Un año después, hubo una tregua, cuando una informática española creó un cortafuegos que instalado en el móvil, impedía la intromisión y difusión de los datos. Por supuesto, todos fuimos inmediatamente a descargarla para descansar del ojo universal, pero nos encontramos con la sorpresa de que el precio de dicha aplicación era desorbitado. Muchos nos dejamos el sueldo de varios meses para poder dormir tranquilos. Pero, fueron muchos los que no pudieron costearlo y algunas familias tuvieron que conformarse con la aplicación gratuita, mucho menos funcional. Esta solo disponía de la posibilidad de dejar de ser observados en tiempo real.

Aunque como era de esperarse, la tranquilidad duro poco y en tan solo una semana, los programadores de la aplicación crearon otra versión que eludía al cortafuegos y volvimos a estar al descubierto.
Esta segunda intromisión fue peor que la primera, agravando las consecuencias. El estrés hizo mella en la gente, provocando depresión y una histeria generalizada. Todos los días ocurrían ataques de locura, peleas, suicidios y hasta homicidios.

La gota que colmo el vaso, fue con el caso de Måns, un apuesto cantante, de origen sueco. Durante una noche de pasión, Måns no estuvo a la altura que se esperaba de él. Este hecho hubiera podido pasar desapercibido, pero el cantante tenía miles de seguidores y haters que se encargaron de crear miles de memes y distribuirlos a través de las redes sociales en cuestión de segundos. Su nombre y el video fueron tendencia durante una semana.

De hecho, el mundo quedó paralizado con una retransmisión en directo, en un canal de YouTube, de su declive. Comenzó en un rincón oscuro en su habitación, donde se venía al joven, agazapado, con la cabeza entre las rodillas y los brazos rodeándolas. Se le oía llorar a veces y otras mucha tiritar, en una interminable agonía. Para después observar como era recluido en un centro de salud mental, que por supuesto también fue seguido por más de veinte millones de espectadores.

Este caso removió conciencias y consiguió que los gobiernos de todo el mundo tomasen medidas excepcionales para garantizar la privacidad frente a los avances técnicos. Creando una ley universal llamada: “Muerte digital”. Todos los aparatos digitales fueron prohibidos, provocando un retroceso de décadas, volviendo a la era analógica. Todo aquel que era pillado en disposición de algún aparato digital, ya fueran relojes, televisiones, ordenadores o móviles, era juzgado y encarcelado.

Todavía hoy y ya han pasado varias décadas de aquello, se sigue juzgando a gente en posesión de dichos aparatos.



21 noviembre 2019

Agatha Christie - La gran dama del misterio

Agatha Mary Clarissa Miller, DBE (Torquay, 15 de septiembre de 1890-Wallingford, 12 de enero de 1976), más conocida como Agatha Christie, fue una escritora y dramaturga británica especializada en el género policial, por cuyo trabajo tuvo reconocimiento a nivel internacional.​ A lo largo de su carrera, publicó 66 novelas policiales, 6 novelas rosas y 14 historias cortas, bajo el seudónimo de Mary Westmacott, además de incursionar como autora teatral en obras como La ratonera o Testigo de cargo. Hija de un próspero rentista de Nueva York que murió cuando ella tenía once años de edad, recibió educación privada hasta la adolescencia y después estudió canto en París.





Se dio a conocer en 1920 con El misterioso caso de Styles. En este primer relato, escrito mientras trabajaba como enfermera durante la Primera Guerra Mundial, aparece el famoso investigador Hércules Poirot, al que pronto combinó en otras obras con Miss Marple, una perspicaz señora de edad avanzada.

En 1914 se había casado con Archibald Christie, de quien se divorció en 1928. Sumida en una larga depresión, protagonizó una desaparición enigmática: una noche de diciembre de 1937 su coche apareció abandonado cerca de la carretera, sin rastros de la escritora. Once días más tarde se registró en un hotel con el nombre de una amante de su marido. Fue encontrada por su familia y se recuperó tras un tratamiento psiquiátrico.

Dos años después se casó con el arqueólogo Max Mallowan, a quien acompañó en todos sus viajes a Irak y Siria. Llegó a pasar largas temporadas en estos países; esas estancias inspiraron varios de sus centenares de novelas posteriores, como Asesinato en la Mesopotamia (1930), Muerte en el Nilo (1936) y Cita con la muerte (1938).




La estructura de la trama de sus narraciones, basada en la tradición del enigma por descubrir, es siempre similar, y su desarrollo está en función de la observación psicológica. Algunas de sus novelas fueron adaptadas al teatro por la propia autora, y diversas de ellas han sido llevadas al cine. Entre sus títulos más populares se encuentran Asesinato en el Orient-Express (1934), Muerte en el Nilo (1937) y Diez negritos (1939). En su última novela, Telón (1974), la muerte del personaje Hércules Poirot concluye una carrera ficticia de casi sesenta años.

Quizá su mejor obra es una de las primeras, El asesinato de Roger Ackroyd (1926), en la que la autora se sirvió del relato en primera persona para ocultar y al mismo tiempo revelar la identidad del asesino. En El asesinato de Roger Ackroyd, el médico rural Sheppard no sólo representa el papel de ayudante del detective belga Hércules Poirot, sino que anota también los acontecimientos originados por un asesinato por envenenamiento ocurrido con anterioridad, un suicidio y el crimen mencionado en el título. Proyecta publicar cierto día su informe como uno de los pocos casos "no resueltos" por el famoso Poirot, y mantiene tan refinadamente encubiertos los datos relativos a su propio papel, que al final permite que el propio Poirot vea sus anotaciones.

Lo que según sus propias manifestaciones seducía a Agatha Christie de esta constelación era la necesidad de formular determinados pasajes del informe de una manera tan ambigua que al final, cuando Poirot reúne las piezas sueltas del rompecabezas, el consternado lector tiene que confesar que erróneamente no incluyó al farsante Sheppard en sus consideraciones. Esta refinada construcción ha convertido El asesinato de Roger Ackroyd en una de aquellas raras novelas policíacas cuya segunda lectura produce en el aficionado a este género más placer intelectual que la primera.




Agatha Christie ha tenido admiradores y detractores entre escritores y críticos. Se le acusa de conservadurismo y de exaltación patriótica de la superioridad británica. Pero se reconoce también su habilidad para la recreación de ambientes rurales y urbanos de la primera mitad del siglo XX de la isla inglesa, su oído para el diálogo, la verosimilitud de las motivaciones psicológicas de sus asesinos, e incluso su radical escepticismo respecto de la naturaleza humana: cualquiera puede ser un asesino, hasta la más apacible dama de un cuidado jardín de rosas de Kent.

Además de investigadores ocasionales, como un voluminoso y burocrático detective, imitación del míster Pond de G. K Chesterton, o una pareja de jóvenes espías ingleses adiestrados en la Primera Guerra Mundial, inventó dos de los detectives más famosos del género: Hércules Poirot, belga residente en Londres, ayudado por un inepto coronel Hastings que homenajea al Watson de Arthur Conan Doyle, y Miss Marple, una solterona chismosa que extrae de lo observado en su pueblo natal, St. Mary Mead, el saber necesario para descubrir, mediante sorprendentes analogías, la autoría de crímenes misteriosos en las casas de campo o en los hoteles y balnearios que suele visitar.

Agatha Christie fue también autora teatral de éxito, con obras como La ratonera o Testigo de cargo. La primera, estrenada en 1952, se representó en Londres ininterrumpidamente durante más de veinticinco años; la segunda fue llevada al cine en 1957 en una magnífica versión dirigida por Billy Wilder. Utilizó un seudónimo, Mary Westmaccot, cuando escribió algunas novelas de corte sentimental, sin demasiado éxito. En 1971 fue nombrada Dama del Imperio Británico.

En 1971, la salud de Agatha Christie empezó a deteriorarse considerablemente. Una de sus últimas apariciones públicas fue en 1974 para asistir al estreno de la versión cinematográfica de Asesinato en el Orient Express, estrenada en 1974. Los desafíos policíacos a los cuales retó la novelista británica a millones de lectores y tras una "buena vida", según ella misma dejó escrito en su autobiografía, el 12 de enero de 1976 Agatha Christie moría pacíficamente un año después de que lo hiciera su célebre personaje, Hércules Poirot. Dos años más tarde moriría su esposo, Max Mallowan, el cual fue enterrado junto a ella.





Si quieres leer alguna biografía más.

19 noviembre 2019

Seres Mitológicos - Gargouille

Cuenta la leyenda de la existencia de un dragón llamado La Gargouille, un ser con cuello largo y reptilíneo, hocico delgado con potentes mandíbulas, cejas fuertes y alas membranosas, que vivía en una cueva próxima al río Sena.



La Gargouille tenía aterrorizada a la población, creaba el caos y destrucción por donde pasaba, se alimentaba de seres humanos, destruía con el fuego de su aliento todo aquello que se interponía en su camino, destrozaba y hundía barcos y, también, escupía inmensas cantidades de agua provocando inundaciones.

Para aplacar su ira, los habitantes del cercano Rouen le ofrecían cada año un sacrificio humano, normalmente el sacrificado resultaba ser un criminal ya condenado que de esta forma pagaba sus delitos. Cuando no había condenados que sacrificar se le entregaba una doncella, cosa que gustaba mucho más al dragón.

En el año 600 el sacerdote cristiano Romanus llegó a Rouen dispuesto a matar o controlar al dragón a cambio de que los ciudadanos de Rouen aceptasen ser bautizados y construyesen una iglesia dedicada al Señor.

Así, Romanus equipado con los elementos necesarios para un exorcismo (campana, vela, libro y cruz) acompañó al reo que iba a ser entregado al dragón. Dominó al monstruo con la sola señal de la cruz, transformándolo en un ser dócil. Se dejó atar con una cuerda y fue trasladado a la ciudad.

La Gargouille fue quemado en la hoguera, a excepción de su boca y cuello, que se resistían a arder. Debido a que estaba creados para soportar el tórrido aliento de la fiera. En vista de lo cual, se decidió montarlos sobre el ayuntamiento, como recordatorio de los malos momentos que había hecho pasar a los habitantes del lugar.

Tiempo después, y para conmemorar el nombre de San Romanus y a su ayudante proscrito, el arzobispo de Rouen liberaba un prisionero por año bajo la mirada pétrea de la Gárgola.





Más allá de la leyenda

El origen de la palabra gárgola puede derivar del francés gargouille (gargouiller, producir un ruido semejante al de un líquido en un tubo), y éste del latín gargărīzo, que a su vez deriva del griego hacer gárgaras.

Las gárgolas de las catedrales son usadas como sumideros de agua, evitando la erosión de la pared, al estar ubicadas en las cornisas de las iglesias y catedrales medievales. Los primeros ejemplos góticos de gárgolas son las que se pueden observar en la Catedral de Lyon y en la Catedral de Notre-Dame de París.




El rasgo distintivo de las gárgolas góticas es que nunca son bellas, son intencionadamente horribles, grotescas o irónicas. Las gárgolas eran algo más que una decoración funcional, si bien su significado profundo permanece aún sin determinar. Entre las numerosas que pueblan los edificios medievales no se han podido encontrar dos iguales, demostración de la extraordinaria imaginación de sus constructores. La gran variedad, tanto en formas como en significados, va en contra del uso típicamente medieval, esto es de por si extraño; es evidente que debía haber un mensaje transmitido a través de las gárgolas. Es por ello que encontramos gárgolas no sólo en iglesias y catedrales, sino también en edificios seculares y casas privadas.

Existen dos versiones socialmente aceptadas que pretenden explicar el porqué de la monstruosa apariencia de las gárgolas:
- La primera de ellas postula que los arquitectos de las catedrales, por indicación expresa del clero en la Edad Media, diseñaban estas figuras con aspecto demoníaco como guardianes de los templos católicos. El objetivo era hacer ver al pueblo que las gárgolas ahuyentarían de las iglesias a los malos espíritus, de modo que dentro estarían seguros y salvaguardados del mal.
- El segundo de los mitos defiende que las gárgolas representan a los propios demonios en su despavorida huida de las iglesias, petrificados en su intento por el poder de la divinidad protectora de sus siervos.






Si quieres leer más mitología

16 noviembre 2019

Simplemente te odio

Te odio por dejar que me convencieras.
Te odio por no estar a mi lado
y dejarme llorar sola.

Llorar al lado de la persona
que amas puede ser maravilloso.
Pero cuando lo haces solo
el dolor dura eternamente.

Te odio por quererte a mi lado.
Te odio por necesitarte ahora.
Simplemente te odio.

15 noviembre 2019

El mundo transparente 3.0 - Capítulo 1



En el año 2019, corría el rumor de que éramos expiados a través del móvil, mediante aplicaciones destinadas a otros fines. Al principio, solo eran las grandes multinacionales, las que utilizaban las búsquedas de internet para enviarnos información de sus productos en forma de anuncios; o los partidos políticos para manipular los resultados durante sus campañas electorales; o en algunos casos la policía, el caso más sonado fue cuando usaron las localizaciones de una aplicación sobre la liga de futbol, para ver en que bares se estaba retrasmitiendo partidos de pago de forma ilícita.

Después, crearon una aplicación que nos permitía conseguir desde un simple móvil, toda la información que deseásemos sobre una determinada persona. En un primer momento, esta aplicación solo se distribuyó entre un grupo muy determinado de personas. Sin embargo, en pocos días, esa aplicación fue colgada en un servidor público y estuvo al alcance de todo el que lo desease. Miles de videos explicativos y anuncios en redes sociales se hicieron virales, provocando que dicha aplicación fuera descargada en la gran mayoría los móviles. En poco más de un mes, nuestras vidas dejaron de ser privadas, todo lo que decíamos o hacíamos podía ser visto y oído en cualquier punto de la tierra, incluso nuestras compras, búsquedas en internet y todos los mensajes y correos eran públicos.

Las personas cambiamos la forma de actuar en poco tiempo de maneras sorprendentes y bastante artificiales. De un día para otro, nos sentimos espiados en todo momento, pero no solo eso, también adquirimos un deseo casi obsesivo de vigilar la vida de los demás, en algunos casos incluso comprobando que la persona a la que estábamos espiando también nos vigilaba.

Las primeras consecuencias, yo diría que fueron beneficiosas. Nadie se atrevía a criticar a los demás por detrás y evitábamos hablar de temas polémicos incluso en círculos de confianza. Dejamos de realizar actividades ilegales, como piratear la wifi del vecino o ver los partidos de futbol de forma ilícita. También se erradicó por completo: la infidelidad, frecuentar lugares de alterne e incluso la pornografía. Ni que decir que los robos y la criminalidad cesaron por completo.

Aunque, poco a poco, se fue instaurando la costumbre de usar la tecnología lo menos posible. Volvimos a pagar con dinero, a pasarnos notas escritas o quitábamos la tarjeta del móvil, cuando necesitábamos un poco de soledad.

Con el paso de los meses, esto se hizo insostenible, en lugar de acostumbrarnos e incorporar la nueva situación a nuestras vidas, lo que ocurrió fue que no convertimos en autómatas, íbamos de casa al trabajo y del trabajo a casa. En el trabajo, al sentirnos observados, no hablábamos y realizábamos las tareas sin protestar y sin desviar la atención. Al salir, tampoco podíamos relajarnos, poco a poco, dejamos de quedar con los compañeros y el estrés se iba acumulando. Aunque en las empresas estaban felices porque la productividad aumento drásticamente.



14 noviembre 2019

Reseña: Arcoíris de medianoche





Título: Arcoíris de medianoche

Autor: Cristina Carrillo

Editorial: Independiente

Año de publicación: 2019

Género: Ficción

Numero de páginas: 207 

Donde comprarlo: Amazon





Sinopsis:


Aurora Pirandel es una famosa pintora que ha perdido los colores que la definen. La mirada de una anciana tiñó de gris su alma en una carretera castellana, tras un duro episodio de su vida. Ya no puede pintar más que tristeza, desolación y amargura. Su agente, mentor, confesor y amigo, Tommy, la convence de que debe iniciar un viaje a la isla donde los colores están vivos: Sicilia. En su viaje conoce a Alexei, un joven pintor hijo de artistas rusos de circo, al que contrata como guía y asistente. Los dos establecen una peculiar amistad, en la cual las fronteras entre mentor y aprendiz, entre cicerone y viajero, se difuminan cada vez más. Alexei, como un moderno Virgilio, acompañará a Aurora al descenso de su propio infierno gris, atravesando una Sicilia hirviente de vida y de color. Su obsesión por la fascinante imagen del arcoíris de medianoche que observó poco antes de su crisis, en las cataratas Cumberland de Kentucky, la acompaña en todo momento. ¿Qué historia esconde su visión?

Reseña:

No os dejéis engañar por la portada, Arcoíris de medianoche es un libro que rebosa color. En el que Aurora nos cuenta su transformación desde la tristeza en la que ha caído, viviendo una vida en escala de grises, hasta reencontrase con el arcoíris de medianoche donde recuperar la esperanza y sus ganas de vivir.

Aurora nos convierte por unas horas en pintores y nos conduce por la hermosa Sicilia a través de trazos realizados en carboncillo y lápices de colores. Con cada color nos descubre un sentimiento y con cada sentimiento nos inyecta una emoción directamente en el alma. 

La historia nos revela un viaje de autoconocimiento y de reencuentro con uno mismo. En el que pinta cada palabra, cada frase de forma exquisita y con una belleza acorde a los cuadros que realiza la propia Aurora. 

No quiero acabar esta reseña sin hablaros de Alexei, joven pintor, apasionado de la obra de Aurora. Él será su guía, su asistente, pero conseguirá con su vitalidad y su frescura ayudar a Aurora a salir de su infierno gris. Tendréis que leer el libro para averiguarlo.




Si quieres leer más reseñas