Menú desplegable version 2.3

29 diciembre 2017

Destinados a encontrarse - 13. Mayor Jasper Whilock Hale (POV: Jasper)

Este capítulo pertenece a la novela corta "Destinados a encontrarse", que es un fanfic de Crepúsculo, aunque no es necesario haberlo leído para entender la historia. En el se encuentra la historia de Alice y Jasper. Si no has leído los capítulos anteriores, si quieres seguir leyendo más o si prefieres leerla en wattpad sigue los enlaces.



Antes de salir en búsqueda de nuestra nueva familia estuvimos unos días en mi apartamento para organizar nuestro viaje. Si hubiera sabido que Alice había permanecido allí, estos meses, no me habría demorado tanto en estrenarlo. Mientras Alice acababa de preparar una mochila, yo estaba sentado en el sofá organizando los papeles e identificaciones falsas que habíamos comprado. En todos mis años siendo vampiro había aprendido cientos de trucos y tenía muchos contactos que me facilitaban la tarea de pasar desapercibido entre los humanos.

Cuando terminó se sentó a mi lado, parecía tan frágil que inspirada en mí un instinto de protección. Pero a pesar de su aspecto ella era fuerte, tenía una fortaleza que yo últimamente había perdido. Me había perdido a mi mismo desde que dejé a María, quizá incluso antes. La única decisión importante que había tomado en mi vida era unirme a la caballería.

Dejé que se acurrucará en mi regazo, le pasé el brazo por encima de su pequeño cuerpo y la acerqué hacía mí. Ella se giró y me miró a los ojos, nunca antes nadie había conseguido intimidarme de la manera que ella lo hacía. Siempre sabía cómo me sentía y hasta llegué a creer que sabía lo que pensaba. Podría pasarme horas besándola y abrazándola, pero de repente saltó con una de sus preguntas.

—¿Cómo te convertiste en vampiro? — me quedé sorprendido y ella también lo parecía.
—Fui el comandante más joven de la caballería de Texas. —Era la primera vez que lo contaba, en casi dos siglos.
—¿Ocurrió durante la guerra civil?
—Si, era muy joven tenía 17 años. No tenía edad suficiente para ir a la guerra por lo que alegué tener 20, para poder unirme al ejército confederado. Ascendí de rango muy rápido hasta convertirme en el mayor, él más joven del ejército sureño —hice una pausa, esperaba que me interrumpiera con alguna de sus inquisitivas preguntas, pero esta vez no lo hizo, estaba expectante por el resto de la historia. Así que proseguí. —Casi ni habían visto una batalla real. Hasta que me crucé con una hermosa inmortal, llamada María, estaba de vuelta de evacuar una columna de mujeres y niños de Galveston Texas. Y las vi, inmediatamente les ofrecí mi ayuda, era un grupo de tres mujeres María, Netty y Lucy.

Sentí como su pequeño cuerpo se estremecía en mis brazos, pero ¿qué le está pasando? Podía sentir que estaba ansiosa, inquieta. Intenté con todas mis fuerzas tranquilizarla pero no podía llegar a ella. Durante un minuto permaneció con los ojos cerrados. Tras el cual los volvió a abrir y en sus ojos había tristeza.

—¿Qué ha pasado? —le pregunté intrigado.
—He conocido a María.
—¿A María?
—He tenido una visión. Pensaba que sólo podía ver el futuro —me contó.

—Tu don se está desarrollando. El mío al principio sólo podía transmitirlo si tocaba a una persona. Con el tiempo conseguí hacerlo desde la distancia. ¿Cómo es tu don? ¿Cómo se desencadenan?
—Es como en un sueño, me veo metida en la historia, como si estuviera allí. Se desencadenan cuando alguien toma una decisión. Ha sido raro nunca antes, había tenido una visión del pasado.
—¿Qué has visto?
— Vi como María se acercaba hasta ti mientras comentaba con sus compañeras:
—Encantador y es un oficial.
—Será mejor que tú lo hagas María yo una vez que empiezo no puedo detenerme —le decía Lucy.
—¿Cuál es su nombre soldado?
—Mayor Jasper Whilock, señorita —le respondiste extremadamente educado.
—Espero que sobrevivas, serías de gran ayuda para mí.
—Así fue. —Se quedó pensativa durante un rato examinando con cuidado sus palabras. Supongo que la visión habría sido provocada porque había implicada una toma de decisiones.
—Sigue con la historia, por favor —me dijo con una sonrisa curiosa.
—María estaba creando un ejército era muy comunes en el sur. Se disputaban los territorios y María los quería todos. Ella era inteligente, prudente y me tenía mí. Fui su segundo al mando durante bastante tiempo. Mi habilidad para controlar emociones sirvió de mucho. Entrenaba neonatos, era una tarea sin fin, ya que no los dejaba vivir más de un año. También era mi trabajo deshacerme de ellos. Podía sentir todo lo que ellos sentían —Recordar esa época me traía recuerdos que me desgarraban por dentro —Creía que lo que María y yo teníamos era amor, pero en realidad yo era su marioneta. Ella maneja mis hilos y durante casi un siglo, solo conocí esa manera de vivir. Hasta que me hice colega de uno los neófitos, se llamaba Peter, sabía que era un error, que no viviría mucho. En cuanto que María se enteró de nuestra relación me obligó a matarle. En ese momento me di cuenta de que sólo me utilizaba. Decidí alejarme de ella y comencé a vagar por mi cuenta —A Alice comenzaba a afectarle mi historia o igual era yo, mis poderes podía transmitir mis sentimientos si no los controlaba y en ese momento no lo hacía. Tenía que recomponerme y recordar que todo eso fue hace mucho y que mi nuevo futuro, era con ella. Comencé a sentir una enorme felicidad y el peso sobre mis hombros había desaparecido, a los pocos segundos estábamos los dos riéndonos a carcajadas.



CONTINUARA...

No hay comentarios:

Publicar un comentario