Menú desplegable version 2.3

04 marzo 2019

El mundo transparente 2.0 - Capítulo 1


Desde hace mucho tiempo se rumoreaba que a través del móvil se podía obtener mucha información sobre las personas que los usaban, sin usar ningún tipo de hackeo. Simplemente, usando las aplicaciones instaladas en él. Al principio, esa información solo la utilizaba las grandes multinacionales y, en ciertos casos muy particulares la policía.

Después se difundió la noticia, de que se podía conseguir esa información desde cualquier dispositivo con acceso a internet, mediante una aplicación de acceso muy reservado. Últimamente, esa aplicación se ha distribuido de manera masiva y está al alcance de todo el mundo. Antes de que las autoridades relacionasen el mundo entero se había descargado dicha aplicación. Al cabo de poco más de un mes, todo el mundo podía ver y oír a una persona, en cualquier parte de la tierra. Se podía saber incluso sus últimas compras, lugares en los que había estado, búsquedas realizadas en internet y se podía leer todos los mensajes o correos recibidos o mandados

La forma de actuar de la gente cambió en poco tiempo de manera sorprendente. De pronto, todo el mundo se sintió espiado y observado minuto a minuto y a la vez adquirió un deseo obsesivo de espiar y observar la vida del resto, incluso en algunos casos dándose cuenta de que esa persona también lo observaba.

En un primer momento, las personas entraron en una situación de angustia, una vez pasada la novedad, la gente comenzó a comportarse, en todo momento, de manera artificial.

Las primeras relaciones fueron realmente curiosa, de hecho, diría que beneficiosas. Por ejemplo, las casas siempre estaban limpias y ordenadas. Se dejo de consumir comida rápida y se dejó de comprar muebles en el Ikea. Por supuesto, la economía de las familias se vio resentida. También, se dejó de discutir, de hablar de temas polémicos e incluso de criticar a los vecinos. Se empezó a arraigar la costumbre de pasarse noticias escritas, con letra muy pequeña e ilegibles, que a veces ni siquiera eran capaces de entender.

Los comerciantes usaban la información de las búsquedas para mandarles ofertas de sus productos para que se cambiasen a su marca. El trabajo de oficina y fábricas se convirtió en un estrés continuado, a la vez que la productividad aumentó, porque todo el mundo al saberse observado se esforzaba el doble y estaban en profundo silencio.

A su vez, desapareció la mentira casi por completo. Nadie podía decir que no estaba en casa o que no había estado en algún sitio incluso su asistencia a lugares ilícitos. Se perdió toda la autonomía y capacidad de iniciativa. Los robos y la criminalidad desaparecieron casi por completo.

La gente le echaba la culpa al estado por permitir aquel escándalo, pero no tenía la culpa. Se vio desbordado ante tal fenómeno. Y ellos no eran menos afectados, porque tanto su vida pública como privada quedaba a la intemperie. Como es natural la vida política y administrativa mejoró enormemente ante tanta transparencia. Puesto que se comportaban con una total corrección y honradez. Muchos políticos y administradores abandonaron sus puestos, ya que con el sueldo a secas y sin los sobresueldos, no les tenía cuenta el cargo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario