Menú desplegable version 2.3

19 marzo 2020

Seres Mitológicos - Succubus

En leyenda medieval occidental, un succubus o un succuba es un demonio que toma la forma de una hembra humana hermosa para seducir a hombres en sueños para tener cópula sexual. Él dibuja energía de los hombres para sostenerse, a menudo hasta el punto del agotamiento o la muerte de la víctima. De mitología y fantasía, Lilith y el Lilin (judío) y Lilitu (sumerio) están, en los fables cristianos redactive (los folktales no parte de la teología cristiana oficial), considerados succubi.




El mito del súcubo pudo haber surgido como explicación del fenómeno de las poluciones nocturnas y la parálisis del sueño. Según otras perspectivas, las experiencias de visitas sobrenaturales claras pueden ocurrir por la noche en forma de alucinación hipnagógica. En el siglo XVI, una talla o escultura de un súcubo fuera de una posada, indicaba que también funcionaba como burdel.

Según el Malleus Maleficarum, o el “martillo de las brujas”, el succubi recogería el semen de los hombres mientras que dormían, para inseminar a las mujeres. Se cuenta que los niños resultantes son más susceptibles a la influencia de demonios. Otra explicación podría estar en elhecho de que los demonios no podrían reproducirse naturalmente.

La versión mítica más difundida es que los súcubos atacan a sus víctimas para absorber la sangre o energía vital del hombre y así alimentarse, a diferencia de los íncubos, que atacan sexualmente a su víctima y suelen aparecer cuando está a punto de perder su virginidad, de acuerdo con la cultura popular occidental.


Etimología

La palabra «súcubo» proviene de una alteración de la palabra succuba; la propia palabra deriva del prefijo sub- que significa ‘debajo de’, y del verbo cubo, cubare, que significa «yacer». Por lo tanto, el súcubo es alguien que queda arriba de otra persona, mientras que un íncubo es alguien que queda dentro de otra persona.




Aspecto

La apariencia de los súcubos varía, en general, tanto como la de los demonios; no hay ninguna apariencia o representación definitiva. Sin embargo, se suelen pintar casi universalmente como seductoras mujeres desnudas o con ropas muy pequeñas y reveladoras, con una belleza no terrenal, a menudo con alas demoníacas. De vez en cuando, se les dan otros rasgos demoníacos, como pueden ser los cuernos, una cola con una punta terminada en triángulo, ojos de serpiente, colmillos, serpientes enrolladas a su cuerpo, etc. A menudo, simplemente aparecen en los sueños como una mujer atractiva y desnuda de la que la víctima no puede deshacerse ni olvidarla, incluso después de despertar.





Si quieres leer más mitología

No hay comentarios:

Publicar un comentario